La Legislatura se tiñó de verde

Se aprobó la adhesión al Protocolo nacional de aborto en la Ciudad

Esta mañana, con 50 votos a favor, 7 en contra y 3 abstenciones, la Legislatura porteña aprobó la adhesión al Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo actualizado por Ginés González García en 2019. Hasta este momento regía uno sancionado en 2012, más restrictivo que el fallo FAL.

Con total sigilo previo y en un recinto lleno de barbijos de diferentes colores y estampados, la Legislatura porteña aprobó esta mañana el proyecto de ley para adherir al Protocolo Nacional de Interrupción Legal del Embarazo. El resultado final se compuso con 50 votos a favor, 7 en contra y 3 abstenciones.

La sesión, que empezó después de las 11 de la mañana, tuvo 60 diputados presentes, tanto de manera virtual como presencial. Durante la misma, la presidenta de la Comisión de Mujer y legisladora por el Frente de Todos, Laura Velasco, explicó: «Hoy es un día muy importante y debe ser un homenaje a las niñas obligadas a parir, a los niños y niñas sin madre, a las mujeres torturadas por prácticas clandestinas y hospitalarias. Además debe ser un homenaje a mi compañera Beti Quispe, una mujer que hace unas semanas murió en la Ciudad de Buenos Aires, referente del feminismo popular y evangelista, como muchas Católicas por el Derecho a Decidir que fue una pionera en la lucha por barrios libres de violencia. Ella entendió que la pelea se le daba al perejil y a la percha, que se trata también del #NiUnaMenos por aborto clandestino».

Otra de las diputadas que tomó la palabra fue la oficialista Lucía Romano (Vamos Juntos), quien manifestó respecto al protocolo actual y el fallo FAL: «En el año 2012 la Ciudad de Buenos Aires, por una resolución ministerial, aprobó un protocolo para la ILE sancionado por Jorge Lemus. Ese protocolo fue judicializado (…) y eso hace que desde ese momento hasta hoy dicho protocolo se aplique de manera parcial (…) y que en Buenos Aires no haya un respaldo seguro tanto para los profesionales de la salud como para quienes quieren acceder a esta práctica. Eso es lo que viene a reparar este protocolo». Y a continuación sumó: «Las mujeres somos personas totalmente capaces de tomar decisiones en una materia tan sensible. No nos subestimen».

Fotos: Catalina Distefano

El proyecto para adherir al protocolo había sido presentado el 18 de febrero de este año, con el apoyo de todos los bloques y la presencia de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en el salón Juan Domingo Perón de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Este protocolo -que no legisla sino que da instrumentos para la acción a les profesionales de la salud- es el mismo que fue actualizado por el Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, en diciembre del año pasado. Cinco meses después de su presentación, el 5 de junio, el proyecto de ley comenzó su tratamiento formal en el recinto con una sesión informativa a cargo de Fabián Portnoy y Viviana Manzur, de la «Coordinación Salud Sexual, Sida e ITS» del Ministerio de Salud porteño.

En nuestro país, el fallo FAL -dictado en 2012- estableció que era necesario generar protocolos tanto a nivel nacional como provincial. En ese momento, el Ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, sancionó el protocolo que estuvo vigente hasta hoy a la mañana. El mismo fue criticado y judicializado por su carácter restrictivo y por incumplir las normas del histórico fallo, ya que, entre otras medidas, determinaba que la interrupción del embarazo producto de una violación debía hacerse dentro de las 12 semanas de gestación, cuando el Código Penal no fija ningún plazo. Además, si bien en el protocolo nacional el pedido de aborto se debía realizar frente al médico interviniente y no deben opinar comités interdisciplinarios ni de otro tipo, en el porteño se establecía que el médico a cargo tenía derecho a consultar a un comité interdisciplinario y el director del hospital la potestad de confirmar el diagnóstico y la procedencia de la interrupción.

En ese sentido, el legislador Gabriel Solano sostuvo que «a nosotros nos parecía que no había tiempo que perder porque ya estábamos mucho tiempo atrasados. ¿Cuánto tiempo? Unos 100 años, no un día, una semana, un año, 100 años. Cuando uno tiene un atraso de 100 años siempre es tarde». El legislador del Frente de Izquierda agregó: «¿Quiénes son los que lograron que esto se apruebe en la Legislatura? Es el gran movimiento de lucha de la mujer que recorre Argentina y que atraviesa nuestra ciudad: que ha ganado la calle con la ola verde y que sigue bregando por que se apruebe en el Congreso la ley del aborto». Además, Solano recordó que en la Ciudad se había aprobado un protocolo que fue luego vetado por Mauricio Macri y exigió que se aplique efectivamente la Educación Sexual Integral (ESI).

Fotos: Catalina Distefano

Respecto al protocolo actualizado en el 2019, es necesario aclarar que el documento agrega algunos puntos al ya sancionado en 2015: entre éstos, reafirma que las causales de una Interrupción Legal del Embarazo seguirán siendo las establecidas en el artículo 86 del Código Penal y reafirmado por el fallo FAL, que la objeción de conciencia es individual y no podrá ejercerse si no existiera otro/a profesional disponible para realizar la práctica en el centro de salud u hospital y que, en casos de que el embarazo haya sido originado por una violación, se debe realizar la intervención bajo una declaración jurada en la que el paciente exprese haber sido víctima del hecho sin dar descripciones ni haber realizado denuncias previas. Además, establece el tratamiento de medicamentos con misoprostol o la AMEU (Aspiración Manual Endouterina).

Por su parte, previo a la sesión, la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito de CABA se expresó vía Twitter bajo el hashtag #ProtocoloILEenCABA. «Para acceder a un aborto de calidad y de acuerdo al marco legal vigente necesitamos un #ProtocoloILEenCABA , mifepristona, misoprostol y AMEU en el primer nivel de atención de salud».  Además, sobre el contexto actual agregaron: «Hay un doble riesgo en el contexto de pandemia, ya que se vuelve una prioridad disminuir los tiempos en la atención de ILE por las dificultades de transitar, porque las mujeres y personas gestantes tienen miedo a situaciones de violencia de género y les profesionales de salud deben tener toda la normativa en regla y los más altos estándares de calidad en la atención como establece dicho protocolo #ProtocoloILEenCABA».