Un primer paso para avanzar en el debate

El Gobierno se reunió con los colectivos que criticaron el acuerdo con China

Luego de reunir miles de firmas y de haber instalado el tema en la agenda pública, activistas y referentes ambientales mantuvieron una reunión con Cancillería para discutir acerca del posible acuerdo comercial entre China y Argentina. Ahora aguardan una próxima comunicación oficial para definir las medidas que impulsarán.

«Militar funciona», postearon en su cuenta de Instagram desde Jóvenes por el Clima Argentina, uno de los principales impulsores de las críticas hacia el posible acuerdo entre China y nuestro país, para anunciar que fueron convocades a una reunión con la Cancillería ayer al mediodía. El tema se instaló en la agenda pública la última semana luego de que la periodista Soledad Barruti y un numeroso colectivo de activistas y militantes ambientales salieran a rechazar el proyecto. Con un twittazo que ubicó el hashtag #BastaDeFalsasSoluciones entre las primeras tendencias y con un petitorio que reunió decenas de miles de firmas, les crítiques de esta medida lograron ser recibides por dos funcionarios del Gobierno, con los que intercambiaron acerca de sus cuestionamientos al proyecto difundido oficialmente por el propio Felipe Solá el 6 de julio.

En un encuentro que duró poco más de una hora, Eyal Weintraub, de Jóvenes por el Clima, Soledad Barruti y Rafael Colombo le presentaron a Jorge Neme, secretario de Relaciones Económicas Internacionales, y Jorge Justo Chávez, jefe de Gabinete de Cancillería, un pendrive con las 175 mil firmas que adhirieron a la carta redactada por Soledad Barruti, Enrique Viale, Maristella Svampa, Marcos Filardi y Guillermo Folguera.

«Lo primero que les planteamos fue una consulta acerca de qué pasó con la cantidad de carne porcina que se buscaba producir. En un principio -el 6 de julio- se hablaba de la posibilidad de una inversión de 27 mil millones de dólares entre 5 y 8 años e incrementar la producción porcina de nuestro país a 9 millones de toneladas por ese período. Sin embargo, después del twittazo se modificó ese comunicado y se cambió el número de 9 millones de toneladas a 900 mil toneladas y se agregaron cosas relacionadas con los máximos, estándares y rigurosidad técnica en términos ambientales», cuenta Weintraub. En respuesta a su inquietud, los funcionarios plantearon que se había tratado de un error y que no se pretendía producir 9 millones de toneladas de carne porcina, lo que equivale a 100 millones de cerdos, sino 900 mil toneladas, que es igual 9 millones de cerdos.

Con esto aclarado, las conversaciones giraron en torno a los otros cuestionamientos que realizaron periodistas, militantes y colectivos ambientalistas sobre el posible acuerdo entre Argentina y el país asiático, con la voluntad de «que contemple la soberanía y las necesidades de nuestro país». «No venimos a representar un ambientalismo falopa que no quiere desarrollar el país y plantea volver a una etapa pre-industrial, sino que justamente lo que queremos es generar desarrollo económico verdadero con distribución de ingresos y perspectiva ambiental», explica el joven activista que participó de la reunión en nombre de Jóvenes por el Clima. De esta forma se desmarcó de muchos sectores del ecologismo que quisieron sacar otro tipo de rédito en este conflicto y aclaró además que no van a permitir que se diga que le están haciendo el juego a Estados Unidos, cuando sus críticas al acuerdo con China pasan única y exclusivamente porque es el país interviniente en el posible acuerdo.

«La mejor forma de hacer esto es en un debate abierto frente a la sociedad, con participación ciudadana e inclusión de las distintas voces y el lugar natural para llevar a cabo esos debates es el Congreso de la Nación», propusieron a los funcionarios de la Cancillería. «Para asegurarnos que cualquier acuerdo que se dé se haga teniendo en cuenta estos estándares, esta rigurosidad técnica, esta necesidad de asegurarnos de que efectivamente genere divisas que se queden en el país y no sean capitales extranjeros que vienen y se llevan los recursos o incluso capitales nacionales que generen dólares que pasen una primavera en Argentina y terminen yendo a veranear a Panamá».

Desde los colectivos ambientales exigen saber cuántos dólares van a ingresar y quedarse en la Argentina, cuántos puestos de trabajo van a crearse, en qué lugares y en qué condiciones se desarrollaría lo propuesto en el proyecto y para eso reclaman ser parte del debate junto a virólogos, pequeños y medianos productores porcinos, entre otros sectores. Si bien Jorge Neme se mostró abierto a crear los canales de diálogo necesarios para que este acuerdo avance con el mayor consenso posible, sobre el final de la reunión no depende de Cancillería dar la aprobación definitiva para que se abra un proceso de debate participativo en el Congreso.

Pasando en limpio, los funcionarios se comprometieron a abrir una mesa de diálogo para seguir conversando sobre el tema y ahora será cuestión de aguardar para conocer las próximas novedades. Lo que se sabe hasta el momento es que «militar funciona» y que la movilización virtual colectiva sirvió para que la voz de cientos de miles de personas sea escuchada.