Medidas gremiales contra la suspensión del aumento salarial

«Somos esenciales para trabajar, pero no para que se cumplan las pautas salariales»

Luego de la suspensión del aumento salarial que había acordado el Gobierno de la Ciudad con los sindicatos, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) convocó a un cese de actividades de 72 horas a partir del lunes.

El Gobierno de la Ciudad citó a una nueva mesa salarial antes del receso escolar de invierno para comunicarle a los maestros y las maestras de la Ciudad de Buenos Aires que no se aplicaría en agosto el aumento salarial pactado seis meses atrás. «Luego de que Larreta felicitara a les docentes en su conferencia de prensa, a las dos horas citan a una mesa salarial y nos informan que no se iba a aplicar el aumento», cuenta Angélica Graciano, secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE). Frente al incumplimiento del acuerdo salarial firmado en febrero pasado, desde el sindicato convocaron a un cese de actividades de 72 horas que comenzará este lunes, cuando se retoman las actividades educativas virtuales.

«Estamos cobrando el aguinaldo en cuotas, se cobró una parte muy pequeña en julio. Y falta toda una parte de compañeras y compañeros que no han cobrado todavía y hasta el 15 de agosto no van a cobrar la primera parte del aguinaldo», denuncia Graciano. En un contexto crítico que se profundiza debido a la pandemia, Horacio Rodríguez Larreta decidió suspender aumentos salariales acordados con anterioridad y pagar el aguinaldo en cuotas, en lugar de ejecutar medidas que sirvan para paliar la crisis económica. «Somos esenciales para trabajar, pero no somos esenciales para que se cumplan con las pautas salariales», cuestiona la referente educativa.

El martes 4 de agosto, además, los trabajadores y las trabajadoras estatales están citades a una audiencia para discutir acerca de la actualización del monto de la asignación familiar que otorga el Gobierno de la Ciudad, que es equivalente a 270 pesos. Graciano señala que «ya no alcanza ni para un paquete de yerba». Si bien los y las estatales vienen pidiendo un aumento de la ayuda económica, la administración porteña se niega a dar una respuesta a este reclamo.

La UTE también exige al Ejecutivo porteño que separe de su cargo a Fabián Capponi, director general de Educación de dicha cartera, quien apareció la semana pasada en un video en el que se lo ve festejando y bailando sin respetar el distanciamiento social ni el uso de barbijos y recomendaciones de cuidado personal para prevenir el contagio de COVID-19. «Es una vergüenza las escenas que han circulado: primero porque el Ministerio de Educación está en el Barrio Mugica, en la villa de Retiro, que están en cuarentena absoluta y están intentando que no circule el virus, entonces ese Ministerio no debería estar funcionando en ese lugar ahora», expresó Graciano. «Transformó el Ministerio en un salón de fiestas del feliz cumpleaños», sumó.

Desde el sindicato sostienen con fuerza este reclamo, ya que no sólo viola el distanciamiento social y el resto de los cuidados antes mencionados, sino que además se trata de un alto funcionario de la cartera educativa que tiene a su cargo todos los niveles y modalidades. «Es la persona que se va a tener que sentar en la mesa a discutir con nosotros como se van a aplicar los protocolos de vuelta a clases», explica Graciano. «Es inaudito e inaceptable que una persona que piensa que las leyes y las reglas no lo atraviesan siga en ese cargo, cuando ha perdido todo el respeto de la comunidad educativa. Estamos esperando que Rodríguez Larreta y Soledad Acuña le pidan la renuncia», concluyó.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Caer» en la escuela pública por la pandemia