Lanzaron el Plan de Desarrollo Humano Integral

La UTEP sumó a Camioneros a la agenda tres T post-pandemia

Sindicatos y movimientos sociales presentaron en la sede de la UOCRA un plan post-pandemia basado en la consigna del Papa Francisco: "Tierra, Techo y Trabajo". La propuesta se inscribe en la idea de un salario universal y contempla la creación de más de 4 millones de puestos de trabajo.

Movimientos sociales y sindicatos lanzaron esta tarde el Plan de Desarrollo Humano Integral, que tiene como eje central la promoción del trabajo como ordenador social y propone un salario universal como mecanismo de inclusión en la etapa post-pandemia. La principal novedad es que el arco de organizaciones sociales nucleadas en la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Movimiento Evita, MTE, Movimiento Popular La Dignidad y Frente Popular Darío Santillán, entre otras), junto a Somos Barrios de Pie y la CCC, lograron sumar a esta iniciativa a sindicatos de la talla de Camioneros, SMATA, Dragado y Balizamiento, Unión Ferroviaria y la UOCRA.

Del encuentro, realizado en la sede de la UOCRA, participaron su secretario general Gerardo Martínez, Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Pablo Moyano (Federación de Camioneros), Laura Ávalos y Julián Domínguez (SMATA), Esteban «Gringo» Castro (UTEP), Juan Grabois (MTE), Gildo Onorato (Movimiento Evita), Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Jacqueline Flores (MTE), Dina Sánchez (Frente Popular Darío Santillán), Cristian Romo (La Dignidad), Luciano Álvarez (CCC), el Obispo Oscar Carrara, el Padre Charly Olivero y el economista Agustín D´Attellis. Además envió su apoyo Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento).

Las organizaciones consideran este Plan como “un aporte hacia una estrategia nacional post-pandemia, inspirado en la consigna de Tierra, Techo y Trabajo que impulsa el Papa Francisco junto a movimientos populares de todo el mundo”. En ese marco hablaron de “crear Trabajo y repoblar la Patria” a partir de una serie de consensos esenciales: Trabajo, Empleo y Ayuda Social; Construcción e Integración Urbana; Transporte Multimodal y Redoblamiento Federal; Ahorro, Reactivación Productiva y Transición Ecológica. Los ejes vertebradores para concretar esta idea son el desarrollo de la Economía Popular (Trabajo), el fortalecimiento de la agricultura familiar campesina e indígena (Tierra) y la Integración Urbana de los Barrios Populares (Techo). En tanto, los ejes complementarios son Adicciones, Ambiente, Cultura y Deporte, Comunicación popular y Justicia.

El Plan de Desarrollo Humano Integral se inscribe en la propuesta de un salario universal, cuestión que el Gobierno ya manifestó en varias oportunidades tener en agenda, que -de acuerdo con los movimientos sociales y sindicatos- debería ser financiado por «una profunda reforma impositiva que grave las grandes fortunas, los capitales especulativos y las actividades extractivas». En las próximas semanas se profundizará el debate sobre cada uno de los ejes del Plan y se enriquecerá la propuesta a partir de nuevos aportes.

¿Cómo se gestó esta nueva unidad entre trabajadores y trabajadoras del sector público, privado y de la economía popular? Cabe destacar que estos sectores ya habían coincidido en el rechazo a las políticas económicas del ex presidente Mauricio Macri y que habían iniciado un diálogo allá por el año 2016 que culminó en la sanción de la Ley de Emergencia Social. Desde el MTE señalaron a El Grito del Sur que «las consecuencias sociales y económicas del período neoliberal sumado a la pandemia, aceleraron la necesidad de una estrategia unificada que encare un proceso de reconstrucción de la Argentina bajo nuevos paradigmas». Y agregaron respecto a la búsqueda de acuerdos con sindicatos tan opuestos como Camioneros y la UOCRA: «Juan (Grabois) habla con todos y armó una propuesta inicial que, en base al diálogo con los sindicatos, se fue enriqueciendo».

Entre sus objetivos, el Plan pretende crear 4 millones de puestos de trabajo social y 170 mil empleos registrados por convenio colectivo. También busca promover la integración urbana de los barrios populares, el acceso al suelo y a la vivienda social. Otras ideas son repoblar la Argentina a través de nuevas ciudades, pueblos jóvenes, comunidades rurales organizadas y cinturones hortícolas protegidos, así como desarrollar nuevos emplazamientos industriales a través de una planificación territorial que contemple nuevos esquemas de transporte multimodal y desarrollar formas no contaminantes de producción hacia un programa de ecología integral.

La inversión inicial contempla un costo de 750 mil millones de pesos anuales y parte de ésta se autofinanciaría a través de programas sociales ya existentes (Salario Social Complementario, Hacemos Futuro y Tarjeta Alimentar), mientras que el resto debería incluir una «afectación específica del impuesto a los Bienes Personales, una pequeña reforma del impuesto a las ganancias, un aumento del Impuesto a las Bebidas Azucaradas y un esfuerzo fiscal adicional del Estado Nacional».

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Celebramos que el Presidente reciba a los villeros, pero las respuestas no llegaron»