Se profundiza la lógica aperturista en la Ciudad

Larreta obliga a docentes a rendir exámenes presenciales para cargos directivos

El Gobierno porteño notificó que los exámenes para aspirar a cargos directivos serán presenciales. La primera etapa comienza este jueves 8 y se extiende hasta el 23 de octubre. Quejas de docentes que sufren problemas de salud o que están imposibilitados de dejar a sus hijes con algún pariente.

Al igual que las clases, los concursos para aspirar a diferentes cargos que realizan maestras y maestros también son presenciales. En especial aquellos concursos de ascenso docente donde están en disputa los cargos que integran la dirección de una escuela y la supervisión del distrito escolar. Hoy la presencialidad de los mismos se ve imposibilitada por una cuestión que en este contexto es universal: la pandemia. Cada intento de volver a la presencialidad no solamente pone de manifiesto el riesgo que eso representa para la salud de alumnos y docentes, sino que además viola el decreto presidencial de emergencia sanitaria y cada una de las resoluciones ministeriales sobre el confinamiento escolar, que llevan la firma del titular de la cartera educativa a nivel nacional, Nicolás Trotta.

El Gobierno porteño notificó a las y los docentes que los exámenes para aspirar a cargos directivos serán presenciales. Son alrededor de 600 docentes que están concursando este año y que anhelan a ocupar puestos de la carrera docente, tales como director/a, vicedirector/a, secretario/a y hasta supervisor/a de alguno de los 21 distritos escolares. Este jueves comienzan los primeros exámenes para docentes curriculares, y el Ejecutivo comandado por Horacio Rodríguez Larreta insiste en no modificar su postura.

Eleonora Acosta sufre de asma crónica y tiene el certificado que confirma su estado de salud, pero la ministra de Educación, Soledad Acuña, ignora su reclamo y la obliga a realizar el examen de manera presencial. «Yo soy curricular y la situación de las y los docentes curriculares es más compleja, porque nosotros no tenemos carrera de ascenso. No es que tenemos posibilidad de ser secretaria, vicedirectora y después directora; nuestra única posibilidad, en este caso en una escuela primaria, es acceder directamente a una supervisión”, detalla Eleonora. En la Ciudad de Buenos Aires existe un único cargo de supervisor para todas las y los docentes curriculares de idiomas latinos: portugués, francés e italiano. “Es decir, para todos nosotros hay un único cargo de ascenso en toda la Capital y en este caso muchas compañeras y compañeros están con problemas de salud similar al mío. No podemos dar el examen de manera presencial, les pedimos que sea virtual pero no quieren. La ministra Acuña me castiga por tener esta enfermedad y se me niega la oportunidad de poder rendir este examen», remata Eleonora.

Cada aspirante a los cargos directivos participó de varios cursos de capacitación en estos últimos meses, dictados bajo la modalidad virtual, para respetar el decreto y las resoluciones de emergencia sanitaria y de confinamiento escolar. En ese marco, es difícil entender por qué ahora se niegan a tomar los exámenes finales bajo la misma modalidad. Jaqueline Acuña es maestra secretaria suplente, y aspira a convertirse en titular. “En mi caso tengo un permiso de excepcionalidad de asistencia a mi lugar de trabajo porque tengo una nena de dos años que, obviamente, al no tener clases, no puede ir al jardín y está todo el día conmigo”, explica. Hay cientos de casos similares a los de Jaqueline, trabajadoras de la educación que quieren concursar estos cargos pero que no pueden dejar a sus hijos con ningún pariente porque muchos están en edad de riesgo. “Mis papás son los dos mayores de 80 años, son potenciales personas de riesgo, esto termina siendo un embudo”, finaliza Jaqueline.

La primera etapa de exámenes para acceder a los cargos comienza este jueves 8 y se extiende hasta el 23 de octubre, y luego quedan dos instancias más de exámenes que tienen como corolario un coloquio. “La ministra Acuña pone en una disyuntiva y en una situación dramática a los docentes, porque el que no se presenta a estos exámenes pierde ésta y todas las instancias posteriores”, señala Angélica Graciano, secretaria general de UTE-CTERA. “Nosotros le hicimos una propuesta a la ministra de Educación para que los concursantes se logueen mediante un número y nos respondieron que ese nivel de tecnología les va a llevar mucho tiempo y no lo van a poder hacer. No es que no pueden, no quieren, hay una intencionalidad política muy fuerte en esta decisión”, concluye Graciano.

El secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, alega en la misma línea que “es una provocación del Gobierno porteño y con esto reafirma la línea aperturista. Ahora, ¿qué es lo que quiere lograr con esto el gobierno?”, se pregunta Adaro, para luego responder: “quiere la foto de las maestras concursando en un patio, en un lugar abierto, para decirte que cuando el problema es en beneficio propio no tienen ninguna excusa de ir a los espacios abiertos y para que los pibes regresen a clases presenciales, no”.

Adaro adelantó que se viene una judicialización de este tema: “seguramente va a haber presentaciones judiciales de impugnación del acto público porque, además del riesgo sanitario, vos tenés una franja de docentes que está exceptuada de ir a actividades presenciales, o por riesgo de enfermedades preexistentes, o por cuidado de niños y niñas”.

Tw: @MDSuarez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«La ESI es un proyecto profundamente ético para entendernos como sujetos de derecho y de deseo»