Del antisemitismo a un acto de racismo

😡 Pedro Von Eyken, ex embajador argentino en Haití puesto por Macri, no aprendió tras reivindicar en 2019 al Ejército nazi. Ahora se encuentra envuelto en otra polémica tras una publicación de tinte racista contra la comunidad haitiana.

En Argentina existe el Decreto 41/99 para regular el código ético de la función pública. Este código regula las acciones y comportamientos de «los funcionarios públicos argentinos de todos los organismos de la Administración Pública Nacional, centralizada y descentralizada en cualquiera de sus formas (…)». En su artículo 25 precisa que «el funcionario público no debe realizar actos discriminatorios en su relación con el público o con los demás agentes de la Administración (…)». 

Sin embargo, en mayo de 2019, el ex embajador argentino en Haití, Pedro Von Eyken -puesto por Mauricio Macri- violó este artículo del código de ética tras publicar un tuit donde reivindicó al ejército mas racista en la historia moderna de Europa, el ejército nazi, el cual masacró a 17,6 millones de judíos entre 1939 y 1946 según Press of Jewish Publication Society of America. Cabe destacar que, de acuerdo con el historiador Robert W. Kestling, más de 55.000 africanos y/o afrodescendientes también fueron víctimas del régimen nazi. Después de este escándalo, el expresidente Macri removió a Von Eyken por medio del decreto 474/19.

El antisemitismo es básicamente todo lo «que muestra hostilidad o prejuicios hacia los judíos y las judias, su cultura o su influencia». Este término es más fácil de entender que conceptos como machismo, sexismo, patriarcado y sobre todo el racismo porque el sistema político, económico, social y educativo del país es, históricamente, dominado por los hombres y las personas blancas. 

Ésta no fue la primera publicación ofensiva y racista de Pedro Von Eyken. En 2018 publicó en su cuenta de Facebook en reacción a una nota de prensa sobre el abogado haitiano, Nicanor Laurent Saint-Fort, quien cuestionaba el racismo y la xenofobia en Argentina. «Una diputada nacional por Cambiemos, se llevó desde Haití, junto con su marido, después de 3 años de trámites, a dos hermanitos color chocolate (…) Si Argentina fuera tan racista y xenófoba hacia los migrantes de origen africano, ¿se llevarían tantos padres argentinos a tantos niños haitianos?». 

Una publicación racista por diversas razones

1) El complejo del «White Savior» (Salvador Blanco) 

Esta palabra del ‘complejo del salvador blanco’ se utilizó por primera vez por Ruyard Kipling en un poema llamado ‘La carga del hombre blanco’ hace un siglo. «En ese poema se sugiere que es misión de los pueblos europeos, blancos y civilizados salvar de la barbarie y de la pobreza a los pueblos africanos y asiáticos a través del colonialismo. En otras palabras, el colonizador tiene la obligación moral de civilizar los bárbaros pueblos que conquista, como si de ello no sacará beneficios, por cierto ilícitos y, por cierto, de los modos más sanguinarios. En consonancia con esa idea, el colonizador llega a ayudar», reflexionó Angélica María Pardo López, jefa de redacción y directora de la Revista Metroflor. 

2) The White Privilege (El privilegio Blanco)

El concepto empezó a ser utilizado en 1965, precisamente por Theodore W. Allen, después de su libro «La Invención de la raza blanca»(1975), tras un análisis de 40 años sobre el «privilegio de la piel blanca». Su análisis sugiere la existencia de un privilegio social que beneficia a las personas blancas en algunos países, en comparación con lo que comúnmente experimentan las personas no blancas, quienes han vivido un pasado de explotación, dominación y/o de esclavitud de las primeras. 

«La principal manifestación del privilegio blanco es la posibilidad de concederle al racismo muy poca importancia por el hecho de no impactar de forma significativa en el día a día de las personas blancas. Esa es la manifestación más remarcable», analizó Desirée Bela-Lobedde, periodista de la prensa Rebelión. 

Asimismo, el ex embajador argentino en Haití publicó recientemente una imagen junto con una perra con la descripción: «Esta [perra] es una haitiana muy posesiva». Una publicación que molestó a muchas mujeres afros y haitianas en Argentina por ser racista y misógina. Â«Esto es racista. Comparar a una mujer haitiana con un perra. Que lo llame por su raza. [Una mascota] no tiene nacionalidad. Es una perra», le respondió un usuario. Â«No soy racista en absoluto, más bien la negación del racismo, lo digo en forma cariñosa y lo voy a seguir diciendo. ¿Qué tiene que ver el racismo con un perro o gato? Mi perra nació en Haití y la rescaté de una casa vecina porque la maltrataban y la hambreaban. Eso si, es maligno, no llamarla por su país de origen. Parece que pasar de susceptible a ridículo es fácil para algunos», retrucó Von Eyken, con mucho enojo, ante las críticas del usuario. 

A pesar de que Pedro Von Eyken se recibió como Doctor en Ciencia Política (UCA), ignoró totalmente que es racismo la reproducción de estereotipos, actitudes, comportamientos, acciones y palabras que los esclavistas, colonialistas y segregacionistas producían, hace siglos, hacia un grupo étnico en particular. En Argentina, la vinculación entre el color de piel negra y la prostitución es otra realidad muy grave e estigmatizante para las mujeres negras en Argentina. Muchas son víctimas de acoso e insultos tratándolas de «perra». Por eso Rebecca Traore, afro-argentina y estudiante en Audiovisión (UNA), decidió realizar y publicar en las redes una obra llamada “Historia de una Piel” para sensibilizar la gente sobre este estereotipo racista y aclarar de una vez por todo que ser una mujer afro no es sinónimo de ser prostituta o «perra». 

«Una vez mi amiga y yo fuimos a un supermercado chino. Vivíamos en el barrio de Constitución en ese momento. Un tipo nos siguió y entró en el supermercado para ofrecernos dinero por sexo. Pensó que éramos prostitutas, dijo, como si ser negra fuera igual a ser prostituta», sostuvo una mujer haitiana, que abandonó este barrio por dichos prejuicios. En ese marco, varias mujeres haitianas fueron ofendidas y repudian esta publicación que es implícitamente un insulto racista y machista. «El insulto existe para demorar la violencia. Es una forma argumental de la violencia”, decía el difunto Horacio González.

Compartí

Comentarios