El grito de lxs invisibles

馃挏 Dos integrantes del Observatorio de violencias de g茅nero "Ahora que Si nos Ven" reflexionan sobre la coyuntura. "No podemos dejar de alzar la voz para poner en cuesti贸n los cimientos que sostienen las estructuras del patriarcado", aseguran.

A 6 a帽os del primer Ni Una Menos, contamos 1717 v铆ctimas de femicidio. 1717 nombres. Nombres e historias de violencias que aparecen en los medios de comunicaci贸n como individuales, como un 鈥減roblema personal鈥, pero que en realidad reflejan las formas, tipos y modalidades en que se expresa la violencia machista y que responden a una causa, y es la cuesti贸n pol铆tica. La frase 鈥渓o personal es pol铆tico鈥, es esa reflexi贸n que vino a marcarnos el camino y decirnos que aquellas vivencias que cre铆amos que se deb铆an a causas personales, en realidad son eventos que responden a estructuras sociales, a esos grandes sistemas llamados 芦capitalismo禄 y 芦patriarcado禄, que aliados asesinan a una mujer cada 31 horas en Argentina.

Esas estructuras son las que permiten y reproducen las condiciones de desigualdad en nuestra sociedad, que tambi茅n se reproducen en la relaci贸n con los g茅neros. Las mujeres, trans, travestis, lesbianas y gays experimentamos d铆a a d铆a la desigualdad en el acceso a la tierra, en el acceso a la vivienda, en el empleo formal, para transitar en el espacio p煤blico, desigualdad y brecha en los salarios y en el sistema educativo e incluso en nuestros propios hogares. Esas desigualdades, que podr铆amos seguir marcando en todos los 谩mbitos, nos colocan en el lugar de desventaja que sostiene este mundo y permite que siga girando. Un mundo que sigue funcionando a costa de violentarnos.

El 3 de junio de 2015 algo se quebr贸, se rompi贸 el silencio y se empez贸 a visibilizar que por ser mujer te mataban y socialmente se consensu贸 que la violencia machista en su forma m谩s extrema era inaceptable, consenso masivo que poco antes no exist铆a.

Ese 3 de junio de 2015 miles de mujeres y pibas, personas trans, travestis, lesbianas y gays, todxs lxs que parec铆amos invisibles en la escena p煤blica y en la esfera pol铆tica, salimos a las calles en un grito unificado, potente y resonador que exig铆a basta de femicidios. La voz de lxs invisibles que grit贸 por las y les que ya no estaban. Un grito que sigui贸 repiti茅ndose a帽o tras a帽o, y continu贸 incorporando m谩s consignas, m谩s luchas y conquistas. A 6 a帽os de ese primer grito, seguimos gritando. Gritamos porque en la Argentina el 10% de la poblaci贸n m谩s pobre est谩 compuesto por 64% de mujeres, mientras que en el 10% de la poblaci贸n m谩s rica, el 63% son varones. Seguimos gritando porque la expectativa de vida de las personas trans sigue sin superar los 40 a帽os. Gritamos por un cupo laboral trans-travesti. Gritamos para que dejen de mirar para otro lado cuando ocurre un transfemicidio o travesticidio. Gritamos para que la Justicia realmente haga Justicia. Gritamos por una Justicia feminista, porque cada desigualdad es violencia.   

Desde hace 6 a帽os que en el Observatorio Ahora que Si nos Ven contamos femicidios y travesticidios, casos que alertamos en su magnitud: cada femicidio es la expresi贸n m谩s extrema de la violencia machista. Cada femicidio es la expresi贸n m谩s extrema de la desigualdad entre los g茅neros. No podemos dejar de alzar la voz para poner en cuesti贸n los cimientos que sostienen las estructuras del patriarcado, esos cimientos que no se ven, pero que est谩n y que son necesarios derribar.

Foto: Cristina Sille

La marea feminista, la violeta pero tambi茅n la verde que logr贸 mayor soberan铆a sobre nuestros cuerpos, vino para quedarse porque esa marea de gritos y cuerpos, que contiene movimiento y lucha, est谩 dispuesta a cambiarlo todo. Esa marea feminista transversal y popular exige justicia social. Esa marea no se queda en la superficie, filtra su lucha en todos lados y va a tirar abajo las bases patriarcales. Esta marea debe seguir fuerte y poderosa, con el impulso de lxs m谩s j贸venes y la sabidur铆a de lxs hist贸ricxs para seguir siendo revolucionaria y transformadora. No queremos seguir habitando una realidad que nos violenta, que nos excluya y que nos mate, por eso es un desaf铆o y responsabilidad de todas, todos y todes seguir luchando por una sociedad libre de violencias y m谩s igualitaria.

Compart铆

Comentarios