Etiquetado: entre gaseosas, ositos y az煤cares, la historia de la sanci贸n que no fue

馃オ Este martes se cay贸 la sesi贸n donde se iba a tratar la ley de Etiquetado Frontal en Diputados. Referentes y activistas socioambientales advierten sobre su urgencia y recalcan que de no tratarse antes del 30 de noviembre, perder铆a estado parlamentario.

Foto: Luc铆a Prieto

鈥淓n medio de una pandemia, jugar con la salud de 45 millones de personas es perverso鈥, sentencia Mijael Kaufman, integrante de Consciente Colectivo, un espacio militante fundado por j贸venes para visibilizar las problem谩ticas socioambientales en nuestro pa铆s. La ley de etiquetado frontal, que iba a tratarse este martes en la C谩mara de Diputados pero el bloque de Juntos por el Cambio decidi贸 boicotear (a pesar de haber manifestado su apoyo a la iniciativa), es una de sus principales luchas. 鈥淯no de los argumentos que m谩s utilizan para desprestigiar la ley es decir que es elitista y est谩 militado desde Palermo. Lo que no saben es que es un proyecto que va a beneficiar de distintas formas a millones de argentinos y argentinas鈥, asegura.聽

Resistida por los monopolios alimenticios, la ley de etiquetado frontal es una de las causas que gener贸 mayor consenso en el 煤ltimo a帽o y medio, especialmente frente a una crisis sanitaria que oblig贸 a repensar la relaci贸n del ser humano con la naturaleza y su manera de nutrirse. El proyecto, que surgi贸 de la unificaci贸n de diversos textos, contempla cuatro ejes fundamentales: el etiquetado con sellos de advertencia en productos que contengan excesivos 鈥渘utrientes cr铆ticos鈥 (az煤cares, sodio, calor铆as, grasas saturadas y grasas totales); la prohibici贸n de aquellos productos que contengan exceso de alg煤n nutriente cr铆tico en las escuelas; la regulaci贸n de la publicidad dirigida a ni帽os, ni帽as y adolescentes y la obligaci贸n de que el Estado priorice la compras de aquellos productos que no contengan sellos de advertencia, lo cual repercutir谩 de manera directa en la alimentaci贸n de las clases populares.

Foto: Daniela Dimov, Consciente Colectivo

鈥淎ctualmente, en Argentina es muy dif铆cil que las personas hagan compras informadas. Hay evidencia cient铆fica de que solo el 26 por ciento de las personas leen las etiquetas y la mitad -es decir 13 por ciento- las comprende. Las elecciones terminan siendo m谩s consecuencia de la publicidad que del verdadero conocimiento de lo que estamos poniendo en el carrito de supermercado鈥, explica Ignacio Porras, licenciado en Nutrici贸n y director ejecutivo de Fundaci贸n SANAR.聽

Seg煤n la experiencia latinoamericana, Porras aclara que desde la primera ley de etiquetado, sancionada en 2016 por Chile, los pa铆ses han mejorado tanto el sistema gr谩fico como el perfil de nutrientes. Esto, lejos de generar una debacle econ贸mica como alegan quienes se oponen a la ley, permite mejorar la ingesta al mismo tiempo que se crean nuevos puestos de trabajo. 鈥淓n Chile hubo una reducci贸n de bebidas azucaradas del 35 por ciento y de copos azucarados del 14 por ciento. Se consigui贸 disminuir el consumo sin generar una cat谩strofe econ贸mica. Incluso cuando las empresas buscaron reformular sus alimentos terminaron contratando ingenieros en alimentos o m茅dicos. El etiquetado genera un viraje en el consumo, no una p茅rdida鈥.聽

Otra de las objeciones a la ley suele ser que, m谩s all谩 de que exista informaci贸n, si no se acompa帽a de medidas econ贸micas los productos con nutrientes cr铆ticos seguir谩n siendo los m谩s baratos y por lo tanto aquellos m谩s consumidos por las clases populares, lo cual lleva a pensar que es una medida elitista, premisa que ambos entrevistados desmienten. 鈥淓sto no tiene por qu茅 ser as铆 si se complementa con otras estrategias鈥, advierte Ignacio. 鈥淗ay pa铆ses como M茅xico que comenzaron a gravar los productos con exceso de nutrientes cr铆ticos. Son impuestos selectivos que tienen un impacto negativo en el consumo y permiten invertir lo recaudado en el fomento de producci贸n de alimentos saludables. Nuestra ley prev茅 que el Estado no pueda incluir alimentos que tengan sellos en la asistencia alimentaria o programas de fijaci贸n de precios, como Precios Cuidados. De esta manera van a tener que focalizar en productos de buena calidad nutricional y no dise帽os comestibles鈥.

鈥淯n ejemplo claro de que la ley no es elitista es que el Estado nacional deber谩 priorizar la compra de productos que no tengan exceso de nutrientes cr铆ticos. Esto afecta directamente a las miles de familias que en todo el pa铆s reciben bolsones de merenderos, clubes o escuelas鈥, apoya Kaufman.

Foto: Consciente Colectivo

Que seis de cada diez adultes presenten exceso de peso en nuestro pa铆s y el 6 por ciento de les ni帽es en edad escolar entren en lo que se considera obesidad fue uno de los principales motivos para defender la impresi贸n de oct贸gonos negros en los alimentos. Sin embargo, desde el activismo gorde advierten que ning煤n etiquetado puede convertirse en una excusa m谩s para violentar las corporalidades que no entran en la norma. Como declara Laura Contrera en un art铆culo de Cosecha Roja: 鈥淒esde los activismos insistimos en el derecho a saber qu茅 comemos, insistimos en se帽alar las complicidades de la industria de la alimentaci贸n y de la industria de la dieta y en preocuparnos por la justicia y la soberan铆a alimentaria de este pa铆s鈥. 鈥淟o que nos preocupa es que estas campa帽as centradas en el p谩nico moral y en el estigma de la gordura no apuntan correctamente al objetivo鈥, agrega.

鈥淣o hay evidencia cient铆fica de que el etiquetado afecte en la percepci贸n corporal. Hacer cargo de los Trastornos de la Conducta Alimentaria al etiquetado frontal es un tanto rebuscado. Creo m谩s peligrosa la publicidad enga帽osa que te muestra una modelo hiper flaca como si fuera el 煤nico cuerpo posible, que una etiqueta advirtiendo sobre los nutrientes cr铆ticos. Adem谩s, es fundamental resaltar que este tipo de alimentos enferman a toda la gente sin necesidad de una adiposidad mayor. Hay muchas enfermedades por malnutrici贸n que se pueden dar en cuerpos flacos como la hipertensi贸n o el h铆gado graso鈥.

Foto: Consciente Colectivo

De no tratarse antes del 30 de noviembre, el proyecto (que ya cuenta con dictamen en comisiones) podr铆a perder estado parlamentario. 鈥淓l 29 de octubre del a帽o pasado se consigui贸 media sanci贸n en el Senado y ya pasaron m谩s de 2 meses desde el dictamen del Plenario de las cuatro comisiones de la C谩mara de Diputades. Es vital que se debata y apruebe sin modificaciones. No podemos esperar m谩s esta ley鈥, finaliza Mijael.

Compart铆

Comentarios

Dalia Cybel

Escribo y edito sobre g茅neros en El Grito del Sur. Alguna vez fui historiadora del arte, ahora intento ser Maestranda en Estudios y Pol铆ticas de G茅nero. Tengo un newsletter con nombre de dibujito animado. Mi superpoder es tener siempre los labios pintados.
@orquidiarios