Del cielo con las manos al ocaso institucional: San Lorenzo arrancó la era post-Tinelli

🔴🔵 ¿Descomprime o no cambia absolutamente nada? La renuncia de Marcelo Tinelli como presidente de San Lorenzo abre un nuevo escenario político en el club azulgrana. La continuidad de una gestión que llegó a tocar el cielo con las manos y hoy atraviesa su peor momento.

Dentro del mundo azulgrana coinciden que la renuncia oficial de Marcelo Tinelli «descomprime» un poco la crisis institucional, pero que en lo «cotidiano» no cambia absolutamente nada. Desde que se tomó licencia como presidente de San Lorenzo en mayo de 2021 hasta la actualidad, el conductor televisivo se corrió de la gestión del club hasta el punto tal de que Horacio Arreceygor -vicepresidente 1º- tuviera que tomar las riendas mayores en la conducción.

En el lapso de apenas dos años, Tinelli pasó de ser amado por los y las hinchas del club a ser el blanco de todas las críticas e insultos. En diciembre de 2019 obtuvo más del 80 por ciento de los sufragios en la elección con mayor presencia de la historia: alrededor de 15 mil socios y socias se acercaron a votar hasta la sede de Avenida La Plata. Sin embargo, los malos resultados futbolísticos se profundizaron durante esta etapa y, en medio de esta difícil situación, el entonces presidente no tuvo mejor ocurrencia que tomarse licencia priorizando sus negocios económicos y su familia.

«Estamos gestionando sin él desde el día que decidió tomarse licencia y un poco más también porque ya venía con la cabeza en otra cosa. Lamentablemente, la mala planificación futbolística empaña un montón de cosas buenas que suceden dentro del club. Se llegó a una situación muy extrema, Tinelli podría haber tomado la decisión de renunciar unos meses antes. Esto descomprime la situación, pero más hacia un sector vinculado con el oficialismo», explicó a El Grito del Sur una voz de la Comisión Directiva (CD) que prefirió mantener en reserva su nombre. 

Tinelli pasó de ser amado por los y las hinchas del club a ser el blanco de todas las críticas e insultos.

En un comunicado que difundió a través de redes sociales el pasado 30 de abril, Tinelli planteó que «jamás permitiría que una presencia mía genere divisiones y violencia entre los sanlorencistas que amamos al club o que San Lorenzo sea perjudicado en cualquier ámbito». Es decir, el conductor estaba omnipresente a pesar de que brillaba por su ausencia en los pasillos y la vida institucional del club.

Quien sí continúa ocupando un rol activo -y que además se desempeña como vicepresidente 2º- es Matías Lammens. El actual ministro de Turismo y Deportes de la Nación sabe que el lugar que le sirvió de gran trampolín político puede volverse su principal pesadilla. Los insultos de los últimos tiempos en cada partido de San Lorenzo no son sólo para Tinelli, sino también para él. «Nunca se fue, siempre estuvo atento al teléfono para resolver muchas cuestiones que se le fueron presentando. Además, era el único que podía presionar a Marcelo para que se decidiera a renunciar. Ahora Lammens está en el día a día del club», aseguraron desde la CD.

La renuncia de Tinelli abre un nuevo escenario en el reparto de cargos dentro de la Comisión Directiva. Ahora se espera que Horacio Arreceygor -también secretario general del SATSAID- asuma oficialmente como presidente de la institución, lo cual tiene el visto bueno de Lammens. Éste continuaría como vicepresidente 2º y el lugar vacante es la vicepresidencia 1º, donde suena Miguel Mastrosimone (actual secretario del club y otro de los dirigentes más activos). En el ocaso de una gestión que llegó a tocar el cielo con las manos, San Lorenzo encara la reconstrucción para encontrar un mejor rumbo institucional y deportivo.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.