Solo tres de cada diez pibes de los barrios del sur de la Ciudad acceden a la jornada completa

🧑‍🏫👩‍🏫 El dato surge de un informe de la legisladora porteña del Frente de Todos, Maru Bielli, que retoma una investigación de ACIJ que ya advertía sobre discriminación de los barrios de menores recursos en materia educativa.

La desigualdad entre el norte y el sur de la Ciudad también se manifiesta en el acceso a la educación pública. Sólo tres de cada diez pibes y pibas que viven en barrios como Barracas, Pompeya, Soldati y Lugano, entre otros, gozan del derecho de asistir a la escuela primaria bajo la modalidad de jornada completa, tal como pide la Ley de Educación Nacional. En barrios de mayores recursos como Chacarita, Villa Urquiza o Almagro, en cambio, la cobertura de este estándar de calidad educativa alcanza al doble de los chicos y llega hasta el 70 por ciento en algunos casos. 

Los datos surgen de un informe publicado este miércoles por la legisladora porteña del Frente de Todos, Maru Bielli. El documento compara la cantidad de establecimientos que ofrecen jornada completa en tres Distritos Escolares de los barrios del norte (el DE 2, el 14 y el 15) con otros tres de los barrios del sur (DE 5, 19 y 21) y llega a la conclusión de que la misma brecha socioeconómica que los separa se traslada a las horas de clase de la que gozan los niños y las niñas. 

“La jornada simple implica cuatro horas de clase. Muchas veces, cuando una familia tiene capacidad adquisitiva, se refuerzan esas horas con otro tipo de oferta o actividades pagas por fuera de la escuela. Pero cuando no hay poder adquisitivo para que esto se lleve adelante la desigualdad se acrecienta. Por eso la Ley de Educación Nacional establece que garantizar la jornada completa en el nivel primario es una obligación de las jurisdicciones, para que haya equidad. Pero la Ciudad no tiene esa prioridad”, aseguró Bielli a El Grito del Sur. 

El informe de la legisladora actualizó a junio de este año una investigación realizada hace diez años por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). Ya en 2012, ACIJ había advertido sobre “una grave discriminación estructural” ejercida por el Ejecutivo porteño respecto de la modalidad de jornada completa y la calidad educativa que reciben “las niñas y los niños de los distritos caracterizados por su muy baja condición socioeconómica”. 

“¿Qué pasó 10 años después en la Ciudad? Esa desigualdad se profundizó”, señaló Bielli a este medio. Según el informe, la oferta de jornada completa en los distritos del norte entre 2010 y 2020 se amplió en un 7,02%, mientras que en los distritos del sur fue del 4,47%. 

Lejos de garantizar lo que pide la Ley Nacional de Educación, el Ejecutivo porteño optó por implementar una estrategia alternativa, mediante el programa “Jornada Extendida”, que funciona a contraturno. El método consiste en que los y las estudiantes de las escuelas de gestión estatal de sexto y séptimo grado tomen tres horas más de clase, tres días a la semana. 

Desde el despacho de Bielli advierten sobre la necesidad de no equiparar la jornada extendida a la completa. “En el primer caso no se incluye a todos los años del nivel primario y secundario, ni se implementa todos los días de la semana. Esto repercute negativamente en la rutina diaria de las familias, y particularmente sobre las mujeres a cargo de las tareas de cuidado”, explicaron.  

“La implementación de Jornada Extendida puede ser transicional pero no exime al Gobierno de la Ciudad de responsabilidad de implementar políticas tendientes a garantizar el acceso equitativo a la jornada completa a todos los y las niñas de la ciudad. Es responsabilidad del Estado que los y las estudiantes puedan transitar más tiempo en la escuela y generar en ese acto una mayor justicia educativa”, dice el resumen del informe. 

“Vivimos en una ciudad que no tiene problemas presupuestarios, lo que sí sabemos es que no tiene muy claro cuáles son las prioridades, o por lo menos no son las mismas que dicen tener cuando hablan de que primero está la escuela y la educación. Si fuese así deberíamos tener una oferta mucho mayor y sostenida de este tipo de jornadas que brinda más equidad en el acceso a oportunidades”, concluyó Bielli.

Compartí

Comentarios

Matias Ferrari

Periodista, comunicador y militante social. Trabajó en Página/12 y colaboró en la investigación del libro "Macristocracia" publicado por Editorial Planeta.