Cabecitas dolarizadas en la Argentina bimonetaria

馃挼 Tras la corrida cambiaria que se llev贸 puesta una Ministra de Econom铆a, El Grito del Sur hizo una recorrida por los rubros automotor e inmobiliario para entender los comportamientos sociales y empresariales a la luz de la fiebre por el d贸lar.

Lunes 18 de julio: d贸lar blue a 293 pesos. Martes 19 de julio: d贸lar blue a 301. Mi茅rcoles 20 de julio: d贸lar blue a 317. Jueves 21 de julio: d贸lar blue a 337. Viernes 22 de julio: d贸lar blue a 338. Tic toc, tic toc. Las casas de cambio se muestran exultantes, el ciudadano com煤n se pregunta -sin encontrar respuesta alguna- hasta d贸nde va a llegar la fiebre de la corrida cambiaria y piensa con dolor en su bolsillo de ma帽ana.

Silvina Batakis llega a Washington para reunirse con el FMI y el Tesoro de Estados Unidos, pero esta visita no logra calmar los 谩nimos devaluatorios. A su regreso, apenas 72 horas despu茅s, la ministra decide renunciar tras notificarse que Sergio Massa ser谩 su superior. La escalada del d贸lar ilegal se frena y los mercados festejan. Sin embargo, el da帽o m谩s profundo ya est谩 consumado.

Los precios ya subieron y no bajar谩n.. Aument贸 todo: desde insumos de primera necesidad como los alimentos hasta autom贸viles usados y de segunda marca. 芦Los autos subieron entre un 20 y 30 por ciento en apenas una semana禄, dijo a El Grito del Sur un agenciero que se justific贸 en el d贸lar para avalar la suba de precios. Una semana despu茅s, cuando el blue retorn贸 a su valor previo al 芦golpe de mercado禄, este mismo comerciante se excus贸 y prefiri贸 no revelar si iba a bajar los precios a 芦como estaban antes禄. Silencio c贸mplice, el que calla otorga.聽

Cristina Fern谩ndez de Kirchner habl贸 por primera vez de econom铆a bimonetaria en 2017, cuando dijo que 芦se piensa en d贸lares, los precios de los departamentos y las casas est谩n en d贸lares y no pasa en ning煤n otro pa铆s de Latinoam茅rica. Si nosotros no lo resolvemos, no hay salida禄. La actual vicepresidenta vincul贸 esta modalidad -heredada en parte de la 煤ltima dictadura- con la inflaci贸n, un problema estructural de Argentina. 

Las cabecitas dolarizadas pueden llegar al extremo, hasta el punto de contradecir una de las m谩ximas de la acumulaci贸n capitalista: querer vender sus productos. 芦Hoy ning煤n auto est谩 en venta禄, se帽al贸 otro vendedor, a pesar de tener en stock al menos una docena de veh铆culos. 驴Acaparamiento especulativo o algo m谩s? Por aquellas horas algunas agencias de coches luc铆an llamativamente cerradas, como si se rehusaran a escuchar ofertas en medio de la inestabilidad cambiaria. Un argumento escuchado es que vender en esas condiciones atenta contra 芦la posibilidad de negocio porque no pueden reponer el producto禄.

Las cabecitas dolarizadas pueden llegar al extremo, hasta el punto de contradecir una de las m谩ximas de la acumulaci贸n capitalista: querer vender sus productos.

El efecto de los grandes movimientos del d贸lar es casi siempre paralizante. Algo similar ocurre con el mercado de la vivienda, altamente dolarizado, puesto que impacta en la baja oferta de inmuebles que se ponen en alquiler. La Ley de Alquileres vino a poner estos debates sobre la mesa, pero termin贸 vapuleada por una fervorosa campa帽a en contra de los medios de comunicaci贸n hegem贸nicos. Quienes tienen pesos en la mano y est谩n en la b煤squeda de alg煤n auto para comprar o alg煤n departamento para alquilar tienen razones para mostrar un nerviosismo exasperante. La sensaci贸n es de incertidumbre y desprotecci贸n, de no saber cu谩nto van a valer las cosas al d铆a siguiente seg煤n lo que decidan los due帽os de la rueda del establishment financiero. El objetivo del comprador/a es evitar la depreciaci贸n de la moneda nacional frente a estos vaivenes impredecibles.

Tic toc, tic toc. El tiempo pasa y el neoliberalismo deja sus huellas a diario. En esta Argentina profundamente injusta falta una buena dosis de empat铆a, ya que subir los precios en consonancia con cualquier l贸gica especulativa responde tambi茅n a la idea del 芦s谩lvese qui茅n pueda禄. En esta cadena no debe caerse en la acusaci贸n lisa y llana sobre el peque帽o y mediano empresariado, sino promover fuertes mecanismos regulatorios desde el Estado en principio sobre quienes se llevan la principal tajada del negocio: los formadores de precios que -casi siempre- buscan obtener el m谩ximo beneficio empresarial.

Compart铆

Comentarios

Sebasti谩n Furlong

Estudi茅 en la UBA, pero el adn de periodista lo constru铆 pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la pol铆tica todos los d铆as para aportar al quehacer colectivo. Recorr铆 una partecita de Latinoam茅rica y en Madrid toqu茅 el cielo con las manos.