Tora vs. Alfa, el acoso televisado y la cuestión de género en Gran Hermano

😖 Lo televisado del acoso y las posteriores repercusiones por un lado, la indiferencia social por el otro. A diferencia de otras ediciones, la cuestión de género está generando arduas discusiones hacia dentro y fuera de Gran Hermano.

El principal atractivo de un reality show es que la mayor parte de las veces los sucesos no quedan puertas adentro, sino que están íntimamente vinculados con la realidad social circundante y, dado que tienen un impacto concreto, generan debate público. En el caso de Gran Hermano (GH) 2022, desde un primer momento Walter Santiago -más conocido como «Alfa»- se erigió en el principal enemigo de las mujeres que integran la famosa casa televisiva. Esto último le valió apoyos y rechazos de todo tipo.

Lejos de lo que se buscó hacer creer desde la propia producción de Telefe, los primeros conflictos no se dieron por la «fuerte personalidad» de Alfa sino por su desprecio absoluto hacia las mujeres. Sus actitudes misóginas y machistas traspasaron un límite el jueves pasado cuando el participante de 60 años tuvo expresiones de acoso contra «Coti», la joven correntina de 20 años: «Mirá Cotita, 10 de circunferencia. Un desodorante». Frente al intento de Alfa de hacer pasar este tema como una broma, las autoridades de GH decidieron mandarlo a placa como forma de sanción.

De acuerdo con Yamila Heram, docente en la materia «Teorías y Prácticas de la Comunicación II» y del seminario optativo «Televisión y Crítica de Medios» en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), esta decisión se explica por el hecho de que «en los últimos años, a partir de algunas situaciones vinculadas con la ampliación de derechos de las mujeres, la televisión ha experimentado cambios aunque sea mínimos». 

Sin embargo, el polémico participante terminó salvado por el público en una contundente votación: sólo el 11,86% lo votó contra el 88,14% que decidió la salida de Juan. «Este porcentaje nos llama un poco a la sorpresa y a la preocupación. Pero quiero detenerme en una serie de cuestiones. Hay que pensar, por un lado, en el tratamiento con cierta liviandad que se le dio en el programa al tema, dado que se podría haber aprovechado la oportunidad para convocar a expertos. Se podría haber concientizado en materia de acoso y derechos de las mujeres, pero eso no sucedió y fue bastante banalizado el tema», planteó Heram. Cabe destacar además que esa velada alcanzó picos de 24,4 puntos de rating, algo casi inexistente en la televisión de estos tiempos.

Esta sorpresiva decisión popular generó un cimbronazo al interior del juego, puesto que Lucila «La Tora» Villar arremetió rápidamente en la cocina contra Alfa: «¡Como sociedad! ¡Como sociedad! ¡Que te pongas un desodorante en la pija no es una broma!». Luego se dirigió al confesionario y en modo llanto dijo: «¿Salió todo en la tele? (…) A la situación de Alfa con Coti. Porque me parece raro cómo la sociedad no lo haya votado».

Coti y Alfa

La Tora habló también de «situaciones de acoso o abuso» que habrían sufrido las nueve mujeres participantes. Por un lado, las tensiones expresadas en torno a la figura patriarcal de Alfa dan cuenta de cómo el movimiento feminista ha visibilizado situaciones que años atrás eran naturalizadas y que por lo general permanecían debajo de la alfombra. «Lo que mostró el programa no es otra cosa que lo que sucede habitualmente en la vida de las mujeres, que sufrimos situaciones de ese tipo casi desde la niñez hasta la adultez en forma permanente. A medida que determinadas demandas en materia de derechos han tomado mayor visibilidad, empiezan a ser vistas como un problema», señaló la especialista.

«Yo no voy a permitir que nunca nadie, ningún hombre acose ni abuse a una mina», sentenció por su parte Lucila en una muestra de sororidad dentro del confesionario. Lo televisado del acoso por un lado y la indiferencia social por el otro. No obstante, grupos antifeministas le recordaron a La Tora su pasado reciente con un video de Tik Tok en el que decía: «Y recuerden amiguitxs, los menores que te comas NO CUENTAN COMO GANADO, son TERNERITOS». De esa forma buscaron deslegitimar todos sus planteos referidos al abuso y al acoso.

Lo cierto es que la cuestión de género está generando arduas discusiones al interior de esta edición de Gran Hermano. Respecto al tema del acoso, Agustín -otro participante- señaló en estos días que sí lo es «si te muestra el miembro», mientras que no lo es «si se agarra el miembro por la calle». Otras concursantes hicieron referencia a las tareas de cuidado que históricamente recaen en las feminidades, puesto que Juliana cuestionó a la ex diputada Romina Uhrig por «dejar» a sus hijos en casa mientras que jamás puso en tela de juicio a los varones que puedan haber hecho lo mismo. Más allá de que algunxs hayan atribuido estos dichos a una «estrategia» de juego, lo cierto es que las palabras construyen sentido que en este caso apuntan a reforzar estereotipos, relaciones de género y roles desiguales.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.