Mucha tela para cortar

馃憰 Los residuos de la industria textil se encuentran entre los m谩s contaminantes y en Argentina falta una legislaci贸n que regule su separaci贸n y tratamiento. Qu茅 propuestas existen para solucionar este problema.

Los residuos de la industria textil, la segunda m谩s contaminante del planeta, a煤n no cuentan con pol铆ticas de gesti贸n en Argentina que permitan realizar una separaci贸n de origen y evitar que toneladas de ropa y descartes provenientes tanto de las f谩bricas como de casas particulares no terminen formando parte de vertederos y basurales. Actualmente, los incipientes proyectos que buscan reciclar este tipo de residuos se encuentran agrupados -en su mayor铆a- en cooperativas ligadas a la econom铆a circular y peque帽as empresas.

芦Los residuos textiles tienen un impacto alto por varios motivos: muchas industrias y la cadena comercial no tienen control sobre lo que hacen, hay muchos vertederos y tambi茅n env铆o al CEAMSE de materiales que son aptos para reciclar禄, explic贸 la arquitecta Marta Yajnes a El Grito del Sur, quien trabaj贸 en su tesis de maestr铆a sobre c贸mo reinsertar los residuos de tejedur铆a plana en materiales para la construcci贸n.

Los textiles pueden dividirse de muchas formas: tejidos de punto y planos, confeccionados con fibras sint茅ticas y naturales. Si bien todos los residuos provenientes de la industria son potencialmente reciclables, una cualidad los equipara: no tienen separaci贸n de origen del resto de Residuos S贸lidos Urbanos (RSU). Seg煤n la Agencia de Protecci贸n Ambiental (APRA) de la Ciudad de Buenos Aires, del total de residuos textiles, 煤nicamente la friselina es recolectada por los puntos verdes. En tanto, el componente de materiales textiles ocupa el s茅ptimo lugar dentro del flujo de residuos recolectados por el servicio de higiene urbana de CABA, representando el 4,7% del total en 2015, seg煤n indic贸 el Estudio de Calidad de los Residuos S贸lidos Urbanos.

Asimismo, es posible diferenciar tres tipos de residuos textiles: aquellos provenientes de casas particulares -denominados de 芦posconsumo禄-, los descartes producidos por las industrias y aquellos que fueron confeccionados para la venta pero por fallas en su fabricaci贸n no fueron comercializados (芦preconsumo禄). A nivel mundial, se calcula que el 87% de las fibras que se usan para confeccionar la ropa se incinera o va directo a un vertedero, mientras que el 60% se desecha antes de que se cumpla un a帽o desde su fabricaci贸n, seg煤n estimaciones del Banco Mundial.

Agustina Vilari帽o, dise帽adora industrial de la Universidad de Buenos Aires e integrante del Proyecto de Investigaci贸n Cient铆fica y Tecnol贸gica (PICT) de reciclaje de la Universidad Nacional de San Mart铆n, remarc贸 que 芦el impacto que tienen los residuos textiles en el ambiente es muy malo, la realidad es que es un problema enorme. La industria textil es la segunda contaminante del mundo,聽no solamente por los descartes textiles en s铆, sino por toda la cadena de valor禄.聽

Actualmente, la demanda se concentra en la necesidad de implementar normativas que regulen la trazabilidad de este tipo de residuos, ya que no hay regulaciones que permitan la separaci贸n de los textiles de otros RSU, y los proyectos disponibles 芦son a nivel local y no son algo que est茅 regularizado, no hay una ley Responsabilidad Extendida del Productor (REP) para textiles, por ejemplo. Falta un mont贸n de normativa y de involucramiento del Estado para poder tener un control m谩s riguroso de lo que sucede禄, destac贸 Vilari帽o. 

A su vez, 芦la mayor铆a de las empresas que reciben residuos textiles lo hacen para hacer trapos de piso, alfombras o pa帽os aislantes禄, indic贸 la dise帽adora sobre el proceso conocido como downcycling, que convierte a los productos primarios en materiales de calidad inferior.聽

Entre las principales dificultades para llevar adelante iniciativas de reciclaje textil, Yajnes enumer贸 芦la falta de financiamiento y de lugares serios para hacer ensayos, falta de inter茅s de cooperativas, falta de continuidad en el tipo de residuos recibidos, falta de inter茅s de los empresarios para hacer clasificaci贸n y entrega de los residuos y trazabilidad禄, entre otros.

Si bien a煤n no existen datos oficiales de cu谩ntos residuos genera la industria textil, 芦hace unos a帽os era alrededor del 5% de los RSU (RSU)禄. De este 5%, -advirti贸 Vilari帽o-, 芦el 98% es reciclable禄. La dificultad para el reciclado tambi茅n radica en la composici贸n de estos residuos, ya que para su recuperaci贸n se deben separar de cierres y botones. 芦Eso es un trabajo costoso y laborioso, y que por lo general se consigue un producto de calidad inferior, que se tiene que cobrar barato, y si no se puede costear la mano de obra que se necesit贸 para sacarle, por ejemplo, todos los av铆os禄, agreg贸.

De este modo, tanto Yajnes como Vilari帽o coincidieron en la necesidad de incentivar los incipientes proyectos de reciclaje e implementar una normativa que regule la generaci贸n y separaci贸n en origen de textiles, principalmente de las grandes empresas, las cuales 芦no tienen ninguna ley que les obligue a hacerse cargo de los descartes禄, se帽al贸 Vilari帽o, y agreg贸 que 芦hay muchas complejidades y al mismo tiempo hay muchas oportunidades para poder innovar禄.

En tanto, entre las iniciativas nacionales de reciclaje textil se encuentra el Centro Verde Telas, ubicado en la ciudad de C贸rdoba, que funciona desde fines de 2022 como centro de recepci贸n, acondicionamiento, tratamiento y producci贸n de residuos textiles que provengan tanto de los hogares cordobeses como de empresas y emprendedores que trabajan en el rubro textil. Al establecimiento ingresa 芦cualquier tipo de residuo textil, desde la remera que descartamos porque no vamos a usar m谩s y nos convence para donar hasta los residuos y sobrantes de grandes empresas como Renault禄, indicaron desde Verde Telas, que se encuentra trabajando en pruebas de producci贸n de prendas que van 芦desde camperas, chalecos, buzos, hasta libros para ni帽os con personajes creados a partir de tela禄.

En su primer mes de apertura, el Centro recibi贸 m谩s de 10.000 toneladas de desechos textiles y se mantienen optimistas: 芦En materia de econom铆a circular, intentamos cambiar un paradigma mientras cuidamos nuestra casa com煤n. Y en ese proceso buscamos tambi茅n la posibilidad de generar oportunidades para emprendedores y emprendedoras禄.

Compart铆

Comentarios