De la risa por el desmayo al plano material: Milei da la espalda a la educaci贸n

馃槺 Resulta muy preocupante que la l铆nea del presidente Javier Milei sea la ley de la selva, donde el s谩lvese quien pueda determine nuestro futuro. En los tiempos que atravesamos, el Estado debe ocupar un rol clave en el sostenimiento de las trayectorias educativas.

El pasado mi茅rcoles, el presidente Javier Milei realiz贸 un acto en la escuela donde curs贸 sus estudios. All铆 record贸 an茅cdotas e hizo referencia a nuestra historia reciente: a la dictadura c铆vico-militar, la hiperinflaci贸n, entre otros hitos. Pero no qued贸 ah铆, sino que dedic贸 buena parte del discurso a menospreciar la educaci贸n p煤blica y a su comunidad educativa. Para el Presidente, la educaci贸n p煤blica est谩 llena de 鈥渮urditos鈥, y solo sirve para lavar el cerebro, mientras que el m茅rito, 鈥渆l ense帽ar a pescar鈥 y la libertad individual parecen ser su receta para la crisis que vivimos. Para colmo, en un acto de total crueldad, le pareci贸 adecuado hacer chistes sobre eso mientras un estudiante ca铆a desmayado. 

En ese marco, se arm贸 un revuelo en redes y en los medios de comunicaci贸n a partir del cual cabe preguntarse las implicancias del discurso y pensar, en ese marco, el rol de quienes todos los d铆as habitamos la escuela. 

Por un lado, desde lo simb贸lico, resulta muy preocupante que la l铆nea del Presidente sea la ley de la selva, donde el s谩lvese quien pueda determine nuestro futuro, y donde la empat铆a y solidaridad queden de lado. Que se haya re铆do durante el desmayo, y que luego haya sido parte de la pol铆tica comunicacional oficial, da muestra de que no es un hecho aislado, sino que es parte de una pol铆tica m谩s profunda. 

Por otro, que sea parte de una pol铆tica profunda, implica que el discurso tenga su correlato en la cotidianeidad material de las escuelas. Lo que en el plano simb贸lico es un presidente d谩ndole la espalda y ri茅ndose de un chico desmayado, en el plano material es el recorte de fondos claves para nuestra educaci贸n (como el FONID que garantiza el salario docente o fondos de alimentaci贸n escolar) y el desentendimiento de necesidades centrales para que lxs pibxs no deserten como lo es la salud mental, o las becas. 

En la escuela, quienes todos los d铆as nos encontramos all铆, e independientemente de quien haya votado cada unx, todxs tenemos algo bien claro: nuestras redes nos sostienen cuando el Estado no est谩. Somos nosotrxs lxs que salimos a juntar kits escolares para que nadie se quede sin cursar, lxs que construimos espacios de contenci贸n cuando alguien lo necesita, lxs que nos organizamos por becas y viandas. Y eso, como el mensaje de Milei, tampoco es casualidad. La comunicaci贸n educativa construye desde una pedagog铆a de la empat铆a, del cuidado del otrx, desde la convicci贸n de que habitamos un mundo en com煤n, y que debe ser lo m谩s igualitario para todxs. Reconociendo las diferencias ideol贸gicas, de g茅nero, socioecon贸micas, la escuela es constructora de entornos comunes, y proyectos transformadores, que lejos est谩n del s谩lvese quien pueda. 

Por eso, estamos convencidxs de que frente a los tiempos que atravesamos, el Estado debe ocupar un rol clave en el sostenimiento de las trayectorias educativas, garantizando que estudiantes y docentes est茅n en condiciones dignas, y nadie se caiga del sistema por tener la panza vac铆a o no tener c贸mo llegar a la escuela. Esto implica, l贸gicamente, salir de la l贸gica individualista e irresponsable que, hasta ahora, ha demostrado el Presidente. Mientras eso no suceda, las comunidades seguiremos organiz谩ndonos, para reclamar lo que nos merecemos y sostener a nuestrxs compa帽erxs.

Compart铆

Comentarios