El frío del invierno y el frío del Gobierno

Falleció un hombre en situación de calle pocos días después de haber sido desalojado

A Leonardo Javier Macrino lo encontraron sin vida esta madrugada a pocos metros del hotel de donde lo habían desalojado por falta de pago 72 horas antes de morir, pese a que los desalojos están prohibidos. Tenía un retraso madurativo, lo que agrava la responsabilidad del Gobierno porteño. Al parecer, presentaba síntomas de COVID-19.

Las causales del fallecimiento todavía no están claras: pudo ser el frío de junio o el coronavirus, pero si hay una enfermedad que mata a las personas en situación de calle desde hace años en el distrito más rico del país es el abandono del Estado. A Leonardo Javier Macrino lo encontraron sin vida durante la madrugada del domingo en su ranchada de la esquina de Saenz Peña y Chile, en pleno Montserrat, a pocos metros del hotel donde alquilaba y de donde lo habían desalojado por falta de pago 72 horas antes de morir.

Según contaron a El Grito del Sur los vecinos que lo asistieron hasta el último día con comida y abrigo, Leonardo «estaba enfermo, con síntomas compatibles a los del coronavirus», igual que su pareja, María Soledad, quien paraba con él y a quien se le hará el hisopado correspondiente en las próximas horas. Desde el primer momento que entraron en contacto con ambos, los vecinos de la zona llamaron al programa Buenos Aires Presente (BAP) del Gobierno porteño, pero jamás lograron que los funcionarios lo derivaran a un hospital.

«Los vecinos realizaron reiterados llamados al 108 para que asistieran a esta pareja. Nos informaron que en el día de ayer concurrió el BAP, les dejó frazadas y les comunicó que por su estado de salud no podían ingresarlo a Paradores (donde ellos tampoco querían ingresar), pero no le ofrecieron realizarle un hisopado u otras alternativas», informó la ONG Amigos en el Camino a través de un comunicado.

«Estaba muy mal. Le temblaba todo el cuerpo, de frío. Tenía mucha fiebre y la garganta seca. Por eso la sospecha. Varios vecinos le llevaban mantas y cosas calientes porque era evidente que tenía algo. Pero el BAP, cuando por fin llegó después de los llamados, no los levantó de la calle para llevarlos a otro lugar ni llamaron al SAME», relató una vecina que vive justo enfrente del hotel de donde desalojaron a Leonardo. La vecina alertó además que la pareja no fue la única familia desalojada durante los últimos días.

Leonardo y María Soledad habían sido desalojados el miércoles del Hotel Florida, donde se hospedaban, al parecer por falta de pago, pese a que los desalojos están suspendidos a nivel nacional durante la cuarentena. Este mismo medio publicó esta semana que la Justicia administrativa porteña ya le había advertido al Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, que conduce María Migliore, sobre la necesidad de realizar testeos en los hoteles familiares y de elaborar un protocolo sanitario similar al que se aplica para los barrios populares, dado que en ese tipo de alojamientos se reproducen las mismas condiciones de hacinamiento y precariedad que complican los cuidados preventivos básicos del virus.

Lo que agrava aún más la situación es que tanto Leonardo como María tenían ambos un retraso madurativo, y su certificado de discapacidad correspondiente, lo que no sólo acrecienta la responsabilidad de los administradores del hotel que los desalojó en plena cuarentena, sino también del propio Gobierno de la Ciudad.

«Nos da mucho dolor e impotencia. Hay que investigar por qué este hotel sigue desalojando en plena cuarentena. Y debe hacerse un hisopado a todas las personas que viven allí, para evitar situaciones como éstas más adelante», contó a este medio Mónica, referente de Amigos en el Camino.

La muerte de Leonardo se produjo en plena vigencia del Operativo Frío, el programa que el Gobierno porteño muestra como su política más activa hacia la población sin techo, que -según el último censo popular- abarca a más de 7 mil personas. Y coincide con el aniversario de la muerte de Sergio Zacarías, quien falleció el año pasado de hipotermia. En total fueron al menos tres las personas en situación de calle que fallecieron el invierno pasado.

Las causales de la muerte están siendo investigadas. Por ahora tomó intervención la Comisaría 1B de la Policía de la Ciudad. El cuerpo de Leonardo se encuentra en la morgue del Ramos Mejía.