El negocio inmobiliario no tiene cuarentena

En pleno aislamiento y sin estudio ambiental, IRSA sigue construyendo en el Playón de Caballito

La empresa IRSA impulsa el desarrollo inmobiliario de una mega obra en el Playón de Caballito. Vecinos, comuneros y organizaciones presentaron un amparo y reclaman que los terrenos, linderos al Ferrocarril Sarmiento, se destinen a la construcción de un espacio verde.

Organizaciones, vecinos, legisladores y comuneros denunciaron esta mañana que la empresa IRSA avanza en la construcción de un megaproyecto inmobiliario en el Playón de Caballito, en plena pandemia y con el aval del Gobierno de la Ciudad. Dos semanas atrás, y al calor de este debate, los comuneros del Frente de Todos, Osvaldo Balossi y Agustina Quinteros, junto al Consejo Consultivo Nº 6 y patrocinados por la abogada Nadia Solodkow, presentaron un amparo ante la reanudación de las obras en plena fase 1 de aislamiento. El Grito del Sur se comunicó con los tres protagonistas para conocer en detalle la situación en el barrio.

«En pleno aislamiento social Horacio Rodríguez Larreta permite el inicio de una megaobra de la empresa IRSA, que no cumple con los requisitos para obtener permiso y tampoco tiene un estudio de impacto ambiental válido», explicó Osvaldo Balossi, comunero del Frente de Todos, en diálogo con este medio. «Los vecinos de Caballito presentamos un recurso de amparo porque no podemos permitir la impunidad y Larreta nos sigue dando la espalda. El actual director general de Fiscalizacion y Control de la Ciudad, Osvaldo Alonso, debería haber firmado un permiso especial para esta obra, pero ni él ni la empresa IRSA todavía nos han respondido ante este reclamo», sentenció el comunero.

Un centro clandestino de detención en pleno Cid Campeador

Entre las denuncias destaca que la empresa no cuenta con el estudio de impacto ambiental, pero sobre todo que el terreno donde se levanta la mega obra está contaminado por su actividad ferroviaria. Asimismo, vecinos y organizaciones señalan que Caballito cuenta con apenas 1,5 m² de espacios verdes, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 15 y 20 metros cuadrados. Es por ello que exigen que se construya un parque o espacio verde en el lugar e impulsaron esta mañana en redes la tendencia #QueremosEspaciosVerdes.

«En este caso en particular, IRSA en complicidad con el Gobierno de la Ciudad ha burlado todas y cada una de las normativas en materia ambiental y urbanística. Han creado sus propias leyes atropellando a la Legislatura porteña y ahora avanzan a toda velocidad», sostuvo Nadia Solodkow, abogada promotora del amparo. «La lucha vecinal por un gran parque público viene de hace más de 20 años. La pandemia nos obliga a quedarnos en nuestras casas, pero eso no es obstáculo para el barrio que siempre se las ingenia para seguir la lucha desde donde sea», agregó la letrada.

«Hay que considerar el impacto ambiental que esta obra representa en un barrio con la densidad poblacional que tiene Caballito: no solamente es uno de los 4 barrios con menos metros cuadrados verdes por habitante, sino que además pone en juego la infraestructura de servicios básicos de la zona», añadió Agustina Quinteros, comunera del Frente de Todos y otra de las principales voces que se levantaron contra esta situación. «Lo principal ahora es lograr que la obra se detenga, se revise toda la documentación presentada para lograr su aprobación y, en base a eso, poder avanzar con la revisión del proyecto entero. Es importante que el GCBA regule correctamente o explique el por qué de su negligencia con este tema», señaló la comunera.

«En el amparo lo que se discute, en definitiva, es el modelo de Ciudad que queremos como vecinos y vecinas. Por un lado son los negocios de Larreta permitiendo de forma irregular mega proyectos inmobiliarios, en este caso shoppings y torres, al mejor estilo Puerto Madero. Por otro lado los vecinos y las vecinas que ya no soportan vivir en un barrio donde la calidad de vida es cada vez peor. Lo único que vemos en la Ciudad es cemento, cemento y más cemento», concluyó Solodkow.