Opereta mediática y un "acuerdo" inexistente

Las fake news del regreso a clases en la Ciudad

La reunión de ayer entre Nación y Ciudad no había terminado, pero diferentes portales titularon que se había llegado a un acuerdo para la vuelta a clases presenciales de los 6500 estudiantes porteños. Repercusiones de una operación mediática que duró varias horas y generó el repudio de la comunidad educativa.

Ayer quedó en evidencia que la campaña política de las elecciones intermedias del 2021 estarán plagadas de fake news, operaciones mediáticas conjuntas e intentos de instalar discursos alejados de la realidad, que si no son desarticulados al inicio de su origen, pueden instalarse como verdades parciales con el objetivo de traer zozobra, angustia y tensión en gran parte de la sociedad. Algunos se preguntarán “¿Cuál es la novedad?” La respuesta inmediata es que, en esta ocasión, se intenta constantemente nacionalizar un tema distrital y sostenerlo como principal argumento electoralista.

Este lunes se llevó adelante un encuentro entre los ministros de Educación de la Nación y Ciudad, Nicolás Trotta y Soledad Acuña; junto a los titulares de Salud de la Nación y CABA, Ginés González García y Fernán Quirós, respectivamente.

La reunión, que estaba pautada para las 11 de la mañana pero comenzó alrededor de las 12:40, tuvo como eje principal buscar una agenda de trabajo en común entre las carteras nacionales y municipales de ambos gobiernos, con el objetivo de hablar de la situación pedagógica de 6500 estudiantes de la CABA que quedaron desvinculados del ciclo lectivo 2020, como consecuencia de la falta de dispositivos y conexión a internet.

El encuentro aún no había terminado y los principales portales titulaban que Nación y CABA habían llegado a un acuerdo para la vuelta a clases presenciales de esos 6500 estudiantes porteños. “No es verdad, no hubo ningún acuerdo”, fue la respuesta que confirmaron desde Nación a El Grito del Sur cerca de las tres de la tarde, apenas 5 minutos después de haber salido el primer titular que planteaba lo contrario. Inmediatamente las familias de la comunidad educativa se expresaron con diferentes agravios contra Nación y Ciudad, por entender que con esta decisión exponían la salud de las y los estudiantes. La afirmación de que ambos gobiernos pactaron un acuerdo duró varias horas, incluso luego de que Nación difundiera un comunicado oficial negando esa situación. El encuentro, señala el comunicado, fue “para dar respuesta a los 1500 alumnos y alumnas que ya han sido identificados y avanzar en los 5000 restantes, con voluntad de volver a las actividades escolares apenas se pueda (…) priorizando la respuesta que el Estado tiene que acercar a aquellos niños, niñas y adolescentes que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad atendiendo al componente educativo y social”.

Al mismo tiempo que el comunicado de Nación era ignorado totalmente por el conjunto de los medios, se difundía con mayor fuerza la versión del Gobierno de la Ciudad que sostenía el acuerdo entre ambos ejecutivos. Con el correr de las horas, el propio ministro Nicolás Trotta salió a desmentir el hecho en diferentes medios de comunicación. “No se llegó a analizar siquiera si plazas o patios. Lo que se discutió hoy es cómo establecemos el acuerdo de lo que debe ser el primer paso a dar, que no es un paso educativo sino un paso epidemiológico en la realidad de una pandemia”, enunció el ministro; y fue allí cuando los medios que instalaron lo contrario, comenzaron a modificar sus títulos y contenidos de las notas.

Reunión entre los ministros de Educación de la Nación y Ciudad, Nicolás Trotta y Soledad Acuña; junto a los titulares de Salud de la Nación y CABA, Ginés González García y Fernán Quirós, respectivamente.

“Tuitié contento por un acuerdo entre ministros de Educación que no sucedió”, publicó en las redes el ex ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, el pedagogo y académico Mariano Narodowski, quien fue uno de los primeros referentes educativos que se vio sorprendido por la situación. “Me pasa por leer el titular y no la letra chica. Perdón”, remata Narodowski. Fueron varios los referentes e integrantes de la comunidad educativa que expusieron su descontento en las redes luego de haber sido engañados por los titulares, pero los más afectados por este hecho fueron las familias que integran diferentes organizaciones del sector.

“El Ministerio de Educación de la Ciudad prefiere los foros mediáticos por las razones que conocemos y, en este contexto, volvemos a reclamar que conteste a nuestro pedido de mesa de trabajo en lugar de hacer operaciones mediáticas”, señaló a este medio Valeria Llobet, integrante de Familias por la Escuela Pública, un colectivo que nuclea a miles de padres, madres y tutores de estudiantes, que luchan por la falta de vacantes, las becas alimentarias y todo lo concerniente al derecho a la educación. “Desde el 4 de septiembre estamos pidiendo una mesa de trabajo con el Gobierno de la Ciudad, con todos los integrantes de la comunidad educativa. Queremos dialogar y construir una salida que garantice el derecho a la educación, sin exponer la salud de estudiantes y docentes, pero para eso tiene que haber un diálogo y este diálogo no se construye en los titulares de prensa”, agregó Llobet.

La incertidumbre generada por el intento de instalar un acuerdo que no existió, llevó al repudio contundente de los distintos sectores de la comunidad educativa. “Antón pirulero, cada cual atiende su propio juego. Así podemos llamar a esta opereta mediática que mueve los hilos del regreso a las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de un fuerte rechazo de nuestros compañeros y compañeras docentes a este tema”, declaró María José “Monona” Gutiérrez, secretaria de Nivel Inicial de la Unión de Trabajadores de la Educación – UTE. “Esta oportunidad fue aprovechada por la prensa afín al gobierno de Larreta para poner en la agenda mediática su capacidad de gestionar el regreso a clases, e instalar a Soledad Acuña como una funcionaria solidaria, empática y atenta a las necesidades de las infancias, y al Ministro de Educación Nacional con súper poderes que tiene derecho a veto”, agregó Gutiérrez, quien termina diciendo que “este escenario da cuenta de operetas que, lejos de cuidar a los más chicos, hacen de ellas y ellos un botín de guerra en una pelea política que se recalienta”.

Walter Larrea, docente del Polo Educativo Mugica -ubicado en las inmediaciones de la Villa 31- dialogó con este medio y destacó que “el Gobierno de la Ciudad quiere una foto diciendo que las escuelas abrieron y de esa manera vestir a Larreta como un referente político de la oposición. Está claro que no les interesa la salud, ni la educación de las y los estudiantes”. El docente sostuvo que las presiones de la oposición van de la mano con los anticuarentena y es por eso que “el Gobierno Nacional tiene que tener mucha firmeza rechazando este tipo de presiones mediáticas y del Gobierno de la Ciudad”.

Hay un dato que el Gobierno de la Ciudad ignora cuando insiste con el retorno a clases presenciales. Según datos oficiales, hasta hace unas semanas, se detectaron 33.125 casos de Covid-19 en menores de 18 años, alrededor del 8,1% del total de contagiados. De ese número, 20 fallecieron a causa de la infección. Un número no menor que se vería afectado si las y los niños del AMBA circularan con mayor frecuencia.

@MDSuarez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Feliz? día de les estudiantes