Juan Manuel Valdés

«La de Costa Salguero va a ser la primera audiencia pública vinculante de la historia de la Ciudad»

En diálogo con El Grito del Sur, el legislador porteño por el Frente de Todos se mostró entusiasmado con el récord de personas inscriptas, más de 7 mil, para la audiencia pública por la rezonificación de los terrenos costeros. También disparó contra Rodríguez Larreta por el ajuste en el presupuesto 2021: "Están jugando con fuego", dijo.

En la Ciudad de Buenos Aires, la política volvió a tomar temperatura: la ministra de Educación, Soledad Acuña, está en el ojo de la tormenta desde que tratara de todo menos de inteligentes a les docentes. El Ejecutivo acaba de enviar a la Legislatura el presupuesto 2021, con un fuerte ajuste y una suba de impuestos a la clase media justificada en la quita de varios miles de millones de pesos de coparticipación decretada por Alberto Fernández. Este viernes, además, comienza a debatirse el destino de las más de 30 hectáreas de los terrenos costeros de Punta Carrasco y Costa Salguero, en una audiencia donde habrá récord histórico de participantes: se inscribieron más de 7 mil personas. La más convocante hasta ahora había sido la discusión del Código Urbanístico porteño, con poco más de 800 inscriptos, en 2018. El legislador porteño del Frente de Todos, Juan Manuel Valdés, fue uno de los impulsores de la convocatoria, que se difundió con paciencia e intensidad durante el último mes por toda la oposición política porteña. «El Gobierno de la Ciudad está jugando con fuego», dispara en diálogo con El Grito del Sur sobre las últimas decisiones del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, entre ellas la entrega a manos de desarrolladores privados de la Costanera y los números del presupuesto. «Las medidas de ajuste y las privatizaciones van a generar malhumor en buena parte de la ciudadanía», asegura.

Ya se anotaron más de 7 mil personas a la audiencia pública por la rezonificación de la Costanera, todo un récord. ¿Es posible que el Gobierno porteño reconsidere su privatización?

Creo que la rezonificación de Costa Salguero y Punta Carrasco puede ser la primera audiencia pública vinculante de la historia, estamos hablando de una cantidad de inscriptos nunca vista antes, ni de cerca. El Gobierno porteño no va tener mucho margen, aunque nunca se sabe, sobre todo cuando se trata de negocios inmobiliarios. Y la verdad es que, ante tanta cantidad de ciudadanos preocupados por la privatización, a los desarrolladores privados y a los funcionarios les va a costar sostener argumentos. Empresarios como (Eduardo) Constantini o (Amadeo) Rivas, buenos empresarios nacionales que han usufructuado el modelo del Pro, por poner dos ejemplos claros, no creo que esta vez no entiendan que lo que necesitamos es una Ciudad equilibrada entre los emprendimientos inmobiliarios y el espacio verde, que ya no se puede avanzar más con el cemento, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de la zona costera, que es de todos.

Pareciera que se alumbró una nueva conciencia sobre el tema inmobiliario en la Ciudad, o aunque sea, que el tema desbordó los círculos de debate donde antes se quedaba. ¿Podemos entusiasmarnos con eso?

Yo creo que más bien se despertó una conciencia ambiental nueva producto de la pandemia, en todo el mundo. Apareció una necesidad enorme de encontrarnos en las plazas, en el espacio público, para disfrutar del aire puro, todo lo que valoramos a partir del encierro. Creo que la agenda ambiental creció mucho y lo va a seguir haciendo cada vez más como un tema central en las próximas décadas. En la Ciudad eso ya se está viendo: por ejemplo se triplicó el consumo de productos agroecológicos, lo estamos incorporando a nuestra vida cotidiana. El problema es que esa agenda y esas nuevas costumbres están en las antípodas de lo que ha hecho la Ciudad durante todos estos años.

Otra de las polémicas en la Ciudad tuvo que ver con el presupuesto 2021, que viene con ajustes en obra pública, en la recolección de residuos y hasta en el servicio de bicicletas. Felipe Miguel dijo ayer que se debe a la quita de la coparticipación, pateándole la pelota a ustedes. ¿Cuál es la respuesta desde el Frente de Todos?

Rodríguez Larreta está jugando con fuego, está confiado en que los medios que le dan blindaje –y a los que no les recortó un peso de publicidad oficial– le van a dar siempre la razón. Pero cómo no va a haber malhumor de los porteños si aumentan los parquímetros, si no retiran la basura los fines de semana, si se recorta el mantenimiento de los hospitales en un contexto de pandemia. La ciudadanía no va a tolerar este impuestazo. Además, está claro que durante los cuatro años de Macri recibió miles de millones de pesos de más en “seguridad” que nunca rindió. Queremos saber en qué la gastó, siempre denunciamos que esa plata se fue en sus campañas políticas. Además, durante el tiempo en que tuvo la coparticipación del 3,5 por ciento no amplió la red de subtes, ni las ciclovías, por poner algunos ejemplos.

La CAME, un sector históricamente ligado al Pro en la Ciudad, salió con un duro comunicado esta semana contra el impuesto a las compras con tarjeta. ¿Qué interpretación política hacen?

Siempre respondió al Pro, pero esta vez queda claro para todo el mundo que suben los impuestos a los porteños afectando el consumo y en Diputados votan en contra del aporte extraordinario de las grandes fortunas, del 0,02 por ciento de la población, y encima con ese mismo argumento. Esa contradicción la está marcando ahora su propia base electoral, como la CAME.

¿Qué otros recortes detectaron en el presupuesto?

Hubo un ajuste que nos preocupa y que viene ya desde hace meses que tiene que ver con la ayuda alimentaria a los barrios populares. Se está jugando con fuego en el marco de una situación de mucha necesidad y ya sabemos lo que pasa en Argentina cuando se retira el Estado. Eso es, además, contradictorio con el gasto que por ejemplo se va a hacer, de 12 millones de pesos, en llevar los servicios al barrio de lujo que van a hacer en Costanera norte.

Después de haber tildado de “fracasados” y zurdos a les docentes, la ministra de Educación Soledad Acuña ratificó su posición y tuvo el respaldo del Pro. ¿Fueron «ataques falaces» los que recibió de parte de la oposición, como dijo Larreta?

Acuña habló desde su propio resentimiento. Su violencia sólo se explica por su propio fracaso como ministra: la Ciudad pasó de ser la jurisdicción que mejor salario docente pagaba a estar de la mitad para abajo a nivel país. Con los recursos de una Ciudad europea, los salarios que paga son de hambre. Eso habla de una pésima ministra, que fracasó. Lo que dijo surge de esa impotencia que tiene. También eso se nota con el problema de la vuelta a clases, llevaron el tema a un conflicto, sin diálogo con los docentes cuando se la pasan hablando de diálogo, y los que terminan pagando son los padres y los pibes.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Acuña volvió a “militar” el regreso anticipado de clases en medio de la incertidumbre por la pandemia