La primera línea se empieza a vacunar

El «Día V» porteño: arrancó la vacunación contra el Covid en el Hospital Argerich

Esta mañana comenzaron a aplicarse 300 dosis a trabajadores y trabajadoras del Hospital Argerich, ubicado en el barrio de La Boca. La vacuna rusa llegará a 37 hospitales de la Ciudad en su primera etapa. Luego de un año de mucho desgaste, el personal de la salud empieza a ver una luz al final del túnel.

Estuvieron en la primera línea durante estos nueve meses de pandemia, prácticamente sin posibilidad de descanso y exigidos al máximo. Salvaron miles de vidas, pero también estuvieron expuestos a la enfermedad y muchos quedaron en el camino. Tras la llegada de la vacuna Sputnik V a la Argentina, los trabajadores y las trabajadoras de la salud empezaron a ver una luz al final del túnel y sueñan con la culminación de una pesadilla que se está haciendo eterna. La Ciudad de Buenos Aires ya recibió 23.100 dosis destinadas al personal de la salud tanto en el sector público como el privado, luego de que se distribuyeran 300.000 ejemplares de la vacuna rusa en todo el territorio nacional.

Esta mañana comenzó la aplicación de 300 dosis a trabajadores y trabajadoras del Hospital Argerich, ubicado en el barrio de La Boca. Se trata del primer centro de salud porteño en hacerlo, puesto que la vacuna estará disponible en 37 hospitales porteños: 17 del sistema de salud público y 20 privados o dependientes de otras jurisdicciones. Las y los beneficiados en esta primera etapa serán terapistas, personal de emergencia y quienes trabajan en laboratorios manipulando muestras de Covid-19, considerados el primer anillo de exposición. Todes menores de 60 años hasta tanto se apruebe la efectividad de la Sputnik V en los grupos de mayor riesgo.

«Fuimos víctimas de la presión que tuvo el sistema de salud durante todos estos meses, hemos tenido más de ocho meses sin licencia y en el transcurso de esta pandemia hemos sufrido la falta de insumos así como de elementos de protección personal. En ese marco celebramos la aparición de una vacuna segura y eficaz para los grupos poblacionales de 18 a 60 años, con lo cual se trata de un avance importante», señaló a El Grito del Sur Sebastián Goin, médico residente del Hospital Argerich.

Cabe destacar que la primera muerte por coronavirus en nuestro país ocurrió precisamente dentro del Hospital Argerich el 7 de marzo. La víctima fue un hombre de 64 años que había viajado a París (Francia) y estuvo internado más de dos días allí. «Si bien en ese momento ya estábamos con temor dentro de los hospitales, no estaba tan en mente todo lo que iba a suceder después. Luego ese miedo se trasladó al resto de la sociedad», relató a este medio Mariana Serafini, quien también se desempeña en dicho establecimiento pero como trabajadora social.

Las sensaciones de la llegada de la vacuna al Argerich, según cuentan, son de «expectativa y esperanza». «En lo personal, me genera mucho alivio esta situación porque puede llegar a cambiar el panorama de acá en adelante teniendo en cuenta la posibilidad de un rebrote. Fue un año de mucho desgaste sin posibilidad de licencias ni vacaciones. Queremos que el año que viene no sea igual a éste. Pusimos el cuerpo y muchas incertidumbres -tales como protocolos y cambios de tareas- fueron parte de este trayecto», explicó Serafini.

Goin agrega: «La vacunación es un proceso complejo porque en la Ciudad de Buenos Aires hay muchísimos trabajadores y trabajadoras de la salud y lo mismo ocurre a nivel país. Sabemos que esta primera tanda no va a alcanzar para vacunar a todos y todas, con lo cual es importante que estos recursos sean distribuidos equitativamente en todas las jurisdicciones. Un gran número de trabajadores y trabajadoras de la salud han perdido la vida en estos meses de pandemia, así que me parece fundamental que la vacunación pueda llegar a todos los lugares».

La primera etapa de vacunación en la Ciudad también se desarrollará en los hospitales públicos Piñero, Penna, Ramos, Vélez Sarsfield, Fernández, Álvarez, Tornú (Agudos), Elizalde y Gutiérrez (Niños), entre otros. En cuanto a las instituciones privadas que suscriban un acuerdo para dar la vacuna, uno de los requisitos fundamentales es el almacenamiento para garantizar que se cumpla la cadena de frío.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La oposición porteña presentó un pedido de juicio político contra los magistrados larretistas