Mochila Argentina, un proyecto de flexibilización laboral

✂️ La Unión Industrial Argentina (UIA) propuso eliminar las indemnizaciones por despidos sin causa y despertó el rechazo de referentes del derecho laboral y de sectores del arco sindical. ¿De qué se trata la iniciativa y qué implicancias tendría en caso de aplicarse?

El proyecto llamado “Mochila Argentina”, impulsado por un sector de la UIA y presentado hace algunas semanas ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, propone la eliminación del sistema de indemnizaciones por despidos sin causa a través de una reforma de la Ley de Contrato de Trabajo.

“No me parece algo novedoso. Toda la vida la UIA o determinado sector del empresariado, el que más poder concentra y el que tiene más llegada a los medios, habló de la necesidad de reducir lo que ellos llaman el costo laboral porque eso traería una de las consecuencias más deseadas por todos, pero menos probable a partir de esa reforma, que es la generación de más puestos de trabajo”, disparó Cynthia Benzion, presidenta de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas, en diálogo con El Grito del Sur. “También hay que decir que nadie vio el texto del proyecto. Entonces pareciera que todo queda en una instalación mediática en donde estos debates prenden rápidamente como reguero de pólvora”, agregó.

Según la explicación que dieron desde el sector empresario, el proyecto prevé que en lugar de que la trabajadora o el trabajador despedido sin causa cobre una indemnización en un solo pago (como sucede actualmente), se cree un “seguro de garantía” -administrado por la Anses y financiado mensualmente por cada empleador- que le aseguraría al trabajador una vez despedido obtener de esa caja un ingreso mensual durante el tiempo equivalente a sus años de antigüedad acumulados o hasta que consiga otro empleo. Así, a través de esta reforma, las empresas quedarían libradas del desembolso que conlleva cada despido sin causa. “Es una mochila en donde el empleado despedido lleva consigo su antigüedad laboral durante el paso de una empresa a la otra”, declaró el empresario textil Teddy Karagozian, dueño de la firma TN Platex y uno de los principales voceros del proyecto que busca emular el mismo modelo indemnizatorio que rige en Austria. 

Sin embargo, desde la Asociación de Abogados Laboralistas subrayan las evidentes diferencias que existen entre el país nórdico y la Argentina y sostienen que no es viable trasladar mecánicamente un modelo pensado para un determinado contexto económico y social a estas latitudes. «La experiencia empírica ha demostrado que las fuentes de trabajo se generan por otras cuestiones, como por ejemplo las políticas macroeconómicas, y no por la reforma de la normativa laboral», expresó Benzion. Sobre este proyecto también habló el ex ministro de Trabajo Carlos tomada en una entrevista exclusiva con este medio y manifestó que “el sistema indemnizatorio vigente es equilibrado y cumple la función de protección laboral ante la situación de transición de un trabajo a otro”.

Cynthia Benzion, presidenta de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas

La historia argentina demuestra lo contrario a los argumentos que sustentan la propuesta de la UIA. “En nuestro país tenemos una experiencia no tan lejana que son los años ´90, cuando de la mano del ministro Armando Caro Figueroa vino una ola flexibilizadora, parecida a la que actualmente trae la UIA. Se aprovechan de la desesperación que tiene la gente y del enorme descontento -fundado- que tienen las medianas empresas por la crisis que está profundizando la pandemia”, manifestó Benzion. Y además agregó: “En la década del noventa, con la mirada puesta en Europa, se crearon contratos más dinámicos desde la perspectiva de las empresas, con la posibilidad de contratar y despedir sin costo alguno, y se alcanzaron los índices de desempleo más altos que tuvo este país, llegando al 17%”.

“En realidad, lo que funcionó para que no se siguieran perdiendo puestos de trabajo fue aumentar el costo del despido, y justamente esa es la lógica que tiene nuestro sistema de indemnizaciones. A las empresas se les permite despedir sin causa, pero eso tiene un costo porque en nuestro país se reconoce que es un acto que causa un daño”, explicó Benzion a este medio. Según la presidenta de la AAL, se trata de una nueva iniciativa que busca flexibilizar la legislación laboral vigente bajo el argumento de que las leyes que garantizan los derechos obstaculizan la creación de empleo y el desarrollo de la industria. 

Asimismo, Benzion afirmó que “hay un montón de detalles fácticos que se desconocen porque el proyecto no se hizo público, y aseguró que “lo único claro es que las consecuencias de eliminar las indemnizaciones por despidos sin causa sería una debacle para la estabilidad laboral. Que una empresa salga a contratar trabajadores nunca depende de cuan rígidas sean las leyes laborales”.

Por su parte, desde la Corriente Federal de la CGT expresaron su preocupación y a través de un comunicado manifestaron que “el empleo se impulsa, como ocurrió desde el gobierno de Néstor Kirchner, con políticas económicas de crecimiento desde el Estado. Por eso, hasta el 2012 nacieron 5 millones de empleos con la ley de contrato de trabajo vigente”.  

Desde la cartera laboral que conduce Claudio Moroni expresaron que “la modificación de la Ley de Contrato de Trabajo no está en la agenda del Gobierno”. De hecho, las políticas que viene aplicando el Ejecutivo nacional para intentar sostener los niveles de empleo registrado en medio de la emergencia sanitaria difieren radicalmente de la propuesta presentada por la UIA. La aplicación de los programas ATP y Repro, la prohibición de despidos sin justa causa y las sucesivas prórrogas del derecho a la doble indemnización (rige hasta diciembre de 2021, con tope de 500 mil pesos) dan cuenta de las prioridades del Gobierno en materia laboral y resultaron fundamentales para que el impacto de la crisis no fuera de mayor magnitud. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por contener los efectos devastadores de la pandemia, con esas medidas no alcanzó y desde marzo de 2020 se perdieron miles de empleos que hasta hoy no se pudieron recuperar. 

Compartí

Comentarios

Jeremías Herrera

Es licenciado en Comunicación Social (UBA). Publica notas sindicales en El Grito del Sur. Además es jugador de fútbol amateur, Bostero y maradoniano. Una vez viajó a Cuba con la ilusión de conocer a Fidel Castro.