«El Poder Judicial y la CGT son tumores malignos que hay que cortar de raíz»

🤍 Charly, Alberto, el Diego, el Papa, la CGT y la Justicia. Hebe irreverente y más lúcida que nunca responde sobre todo en una entrevista mano a mano con El Grito del Sur.

Leer

Una madre revolucionaria. Una eminencia mundial. Una matriota. Un cuadro político irreverente, intransigente y sólido. Una referente de los Derechos Humanos que nunca especuló. 93 años tiene Hebe de Bonafini y así y todo llega temprano a su oficina de Congreso para ponerse a laburar. El lugar es un gran museo: premios, condecoraciones, remeras, recuerdos. Fotos con todos los grandes líderes de América Latina. Un busto de Néstor y otro de Cristina. El libro que le regaló Fidel. Las banderas de las organizaciones que llegan a visitarlas. Un vaso de agua y el pañuelo blanco. Nos recibe Hebe y para nosotres es estar hablando con un pedazo de la historia.

Arrancamos con un tema candente, que es la deuda con el FMI. El pasado 17 de octubre, las Madres y otras organizaciones convocaron a una movilización en contra del pago de la deuda. ¿Cómo ves este tema que atraviesa la política económica del Gobierno?

El tema viene bien porque la gente lo tomó como propio. Y eso es muy importante. El que no lo quiere agarrar es el Presidente, que no quiere saber nada. Me dijo que me va a recibir y no me recibió. Al contrario, le puso el nombre de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a la sala donde trabaja Guzmán. Y yo salí como loca a decir que no tenemos nada que ver. Nunca permitiríamos una cosa como esa. Es ir contra nuestras hijas, nuestros hijos, contra el proyecto de los pobres y el pueblo. El otro día Máximo habló del no pago de la deuda y que la juventud lo tome como propio está bien. Pero no lo tenemos que dejar. La gota de agua orada la piedra. Hay que hacer como las Madres, insistir.

¿Hay margen para no pagar la deuda?

Y sí, porque es una decisión política. Esto es un robo. Nos quieren hacer pagar un robo. Macri robó y nos quieren hacer pagar a nosotros. Que pague Macri lo que robó.

Fotos: Pedro Palacios

En el Frente de Todos conviven dos hipótesis. Una postula que el giro al centro garantiza una mayor interpelación en ciertos sectores y otra habla de fortalecer posiciones claras, confrontativas y firmes.

Son dos propuestas de país. Una de la derecha y otra de los que no queremos más hambre y más falta de trabajo. Cuando pasó lo de la dictadura y el horror, todo el mundo sabía que quedaban los rastros, los hijos, los nietos, los cuñados y los amigos de los que hicieron lo que hicieron. Y una gran parte de la Iglesia. En una sociedad corrupta que aplaudía, y fuerte, cuando mataban a nuestros hijos y nuestras hijas. Una prensa maldita que colaboró, periodistas que colaboraron directamente con los asesinatos y muchos políticos. Eso dejó mucho rastro y es lo que encabeza Macri. Él dijo: «que mueran todos los que tienen que morir y por eso no nos vacunamos», pero él se fue a vacunar a Miami. Encima de todo, es un cobarde.

¿Qué opinás del avance regional de un discurso de ultraderecha?

Yo no quiero hablar tanto de ellos porque entonces nosotros le hacemos el juego, si en vez de hablar de nosotros hablamos de ellos. Ya los caracterizamos: son asesinos, ladrones, chorros. Son palabras cortitas que dicen un montón de cosas. Tenemos que hablar de lo que sí queremos nosotros. Y nosotros, que somos muchos, que somos millones, estamos viendo que cada vez hay más hambre en los barrios, que cada vez hay menos comida, menos de todo. Y en los barrios se precisa agua, jabón, higiene, luz. Y no alcanza con los planes porque eso todo se lo llevan los supermercados. Porque todo lo que das la gente se lo gasta en comida, que está carísima. Ahora, enfrente del Parlamento, hay ferias donde las cosas valen la cuarta parte de lo que las cobran en cualquier lado. Cualquier mercadería: verdura, carne, lo que sea. Quiere decir que los supermercados chorean como locos y se lo quedan ellos. Entonces esa plata va a parar a las mismas manos que no queremos que vayan, a las de los ricos.

¿Y cómo evaluás el control de precios que se anunció desde la Secretaría de Comercio?

Yo creo que no sirven los Precios Cuidados. Si hay que vigilar tanto una cosa es porque algo no anda bien. Y también pueden controlar mucho que los precios no se aumenten, pero nadie controla la calidad de la comida tan horrible que le dan a los pobres. Esto hace mucho que pasa: la comida es de lo peor. El pan de los pobres es un asco, la leche no es leche, el yogurt no es yogurt y lo que se le da a los chicos es miserable.

Fotos: Pedro Palacios

¿Hay una recuperación de las calles después de la inmovilización de la pandemia?

Hay una recuperación porque se hizo un acto grande por Néstor. El otro día lo de Charly que fue hermoso. Siempre nos juntamos. Lo de Charly no fue solamente en el CCK sino en todos los parques, en todos lados había pantallas.

¿Qué representa Charly para la historia argentina?

Para mí Charly es el Maradona de la música. El genio de la música y el Maradona en los conceptos. Nunca dejan de pronunciarse. ¿Viste que él no fue al Colón? A mí me pareció de una dignidad tan grande. El que armó las cosas en el Colón no lo conoce a Charly. Yo lo conozco mucho, hemos sido muy amigos mucho tiempo, después él se enfermó mal y cuando se recuperó lo cuidaron más y ya no pude verlo. Pero el otro día lo vi un ratito. Yo lo quiero mucho. Además de ser un genio en la música es un genio en lo que piensa, en lo que dice, en lo que escribe, en lo que sueña. Y en cada momento él puso lo que había que poner. En momentos muy difíciles: en plena dictadura, Charly habló. Nos hicimos muy amigos, él es muy cariñoso, es como un niño grande. El otro día se emocionó mucho.

Este sábado sería el cumpleaños del Diego. ¿Qué recuerdo te queda de su lucha y de sus posicionamientos políticos?

Maradona fue una persona a la que conocí bastante. Estuve en su casa varias veces. Era muy cariñoso siempre y la última vez que lo vi fue en la cancha de Gimnasia. Me abrazó y me hablaba al oído. Y había un montón de gente con los celulares queriendo escuchar qué hablábamos. Y me decía: «¿sabés una cosa? Estoy mal. Estoy cansado de vivir. Porque no puedo hacer lo que quiero. A mí me gustaría ir a tu casa a comer ravioles, comer un asado». «Bueno, vení cuando quieras», le dije yo. Y me contestó: «No puedo, Hebe». «Loco vení que tomamos un vinito». «No, yo tomo whisky con el asado». «¡No, qué vas a tomar whisky, con el asado, tas loco!» Pero yo lo vi muy triste ese día, porque no podía hacer lo que quería: salir a la calle como cualquiera. La gente lo agarraba, el ídolo mundial. Porque Charly es un ídolo que conoce mucha gente, Latinoamérica toda. Pero no es el mundo entero como Diego. Y Diego también siempre tuvo la palabra justa en el momento justo. Para mí es un honor haber sido amiga de ellos. El último día que se fue a Buenos Aires, a Diego le regalé un rosario que me había regalado el Papa, es la primera vez que lo cuento. Para que lo ayudara, porque él tenía también su creencia. Pero no sé si se lo dieron o no.

Fotos: Pedro Palacios

¿Cómo es tu relación con el Papa Francisco? ¿Fue mutando?

No. El día que lo conocí ya cambió. Lo conocí porque él me pidió que fuera. Yo no quería ir porque ya habíamos tenido ese inconveniente. Y él me dijo: «No, yo necesito que vos vengas». Y me dio la entrevista y fui. Hablamos dos horas cuarenta. Con un respeto me atendió, que no podés creer. Y yo le hablé del pan de los pobres, de todo eso. Y ahí me empezó a llamar por teléfono a mi casa, yo lo llamo a él y él me llama a mi. Nos hablamos bastante seguido y para mí es muy importante porque él ve lo que yo hago: las plazas, el Mateando.

¿Creés que va a poder hacer cambios en la Iglesia?

Ya hizo cambios. Muy profundos. Por eso lo quieren matar, le mandaron un sobre con balas. El enemigo hace eso, ¿viste?

Y hablando de persecuciones, ¿cómo ves el tema de los presos políticos que no está en agenda y aparece como una continuidad con el gobierno de Macri?

El Presidente dice que no hay presos políticos, que habrá políticos presos. Pero nosotros hemos luchado por eso. Yo también soy muy perseguida, pero la verdad que yo no cuento eso. Dos tiroteos tremendos en la puerta de mi casa, que nadie investigó. Porque la ministra que estaba antes me dijo: «Señora, tranquila contra usted no fue». Y se hicieron contra la custodia de mi casa. ¿Cómo contra mí no es? Me cortan la luz, me cortan el gas, me cortan el Internet. Pero a mí no me van a ganar.

Fotos: Pedro Palacios

¿Cómo ves el funcionamiento del Poder Judicial?

Hay que cambiarlo todo. Como la CGT. Son tumores malignos que hay que cortarlos de raíz.

¿Creés que este Gobierno puede avanzar en este sentido?

No hay voluntad política para hacerlo. Sino lo hubiera hecho desde el principio. Al principio había dicho eso, cambiar todas las cúpulas y reestablecer la Ley de Medios. Los medios son una basura y tenemos poquitos medios nuestros. Pero los demás son una basura.

¿Y qué medios leés Hebe? Cuando te sentás en la compu, o comprás alguna revista ...

No miro nada de eso. No me gusta ver series, menos series que me mandan los yanquis. No veo televisión. Leo muchos libros, siempre estoy leyendo uno o dos libros a la vez. Leo mucho, escucho música y escucho radios. Escucho la Radio Nacional, me parece buenísima, escucho nuestra radio y la AM 750.

Fotos: Pedro Palacios

El Congreso votó el reconocimiento nacional de la Universidad de las Madres. ¿Qué representa para ustedes?

Un reconocimiento muy importante porque la sacamos de instituto para que sea universidad. Es muy importante porque es lo que querían nuestras hijas y nuestros hijos. Que los jóvenes se eduquen, se preparen, se formen, que estudien en universidades del pueblo, diferentes, porque la UBA es muy de derecha para todo. Y seguimos amasijando abogados para que sean jueces que después actúan en contra del pueblo. Lo que las Madres proponemos es que todas las materias tengan trabajo en territorio. No se puede formar un buen abogado si no conoce el hambre, si no conoce la tristeza de un chico que nunca se calzó, que nunca tuvo zapatos, la realidad de un pibe que tiene que robar para comer.

Argentina es referencia a nivel mundial en temas de memoria. Pero ¿cuáles son los temas pendientes que quedan en esta larga lucha?

Que se condene a la Marina por haber asesinado a las tres mejores Madres que tuvimos. Ellos nunca pagaron por lo que hicieron. Y el pueblo casi nunca habla de ellas. Es poca la gente que habla, pocos jóvenes en las universidades saben que eso pasó. Y muy poca gente sabe todas las veces que las Madres fuimos presas, golpeadas, y encerradas en una celda con un muerto. Lo que hicimos las Madres es una batalla campal y siempre fuimos muy golpeadas y muy mal vistas. Las locas, las madres de los terroristas.

¿Cómo querés que te recuerden? ¿Cuál creés que es tu legado?

Como una mujer del pueblo que luchó cuerpo a cuerpo con los que menos tienen. Que reivindicó la lucha de sus hijos. Estoy orgullosa de tener hijos revolucionarios. Que fueron capaces de salir a la calle a defender a su pueblo. Ese es el mejor título: ser madre de revolucionarios.

Compartí

Comentarios

Yair Cybel

Una vez abrazó al Diego y le dijo que lo quería mucho. Fútbol, asado, cumbia y punk rock. Periodista e investigador. Trabajó en TeleSUR, HispanTV y AM750. Desde hace 8 años le pone cabeza y corazón a El Grito del Sur. Actualmente también labura en CELAG y aporta en campañas electorales en Latinoamérica.