La Ley de Drogas se cobró una nueva muerte evitable

💊 Un joven de 27 años falleció en el boliche Mandarine de Costanera Norte luego de consumir una serie de sustancias psicoactivas. Las organizaciones que protegen a usuarios denuncian la falta de políticas públicas y la responsabilidad empresarial.

Leandro Darío Nespral tenía 27 años y era economista de la UADE. Vivía en Villa Urquiza y el pasado sábado a la noche había ido junto a un grupo de amigos al boliche de Mandarine, en la Costanera Norte, donde tocaba el DJ Mariano Mellino,

El grupo de amigos entró temprano y a las 22 hs perdió contacto con Leandro. La próxima noticia que tuvieron fue la peor que podrían haber escuchado: una enfermera del Hospital Fernández les avisaba que el joven había fallecido por una descompensación y un infarto de miocardio.

Leandro había consumido una pastilla Moncler verde pero además de eso había mezclado una serie de sustancias psicoactivas. Se sospecha que presuntamente fue la combinación de consumos lo que produjo el desenlace fatal ya que varios amigos del grupo habían ingerido la misma pastilla pero no registraron efectos adversos.

«Es indignante porque es una muerte evitable más que contamos, paradójicamente, a metros de donde fue Time Warp, donde fallecieron cinco personas en una situación similar», explicó en diálogo con este medio Patricio Liddle, referente de juventud de la Asociación de Reducción de Daños de Argentina (ARDA).

«Si bien en Time Warp fue por el hacinamiento y la sobreventa de entradas, esta vez en Mandarine también hubo responsabilidad empresarial porque ningún establecimiento donde se hacen fiestas masivas tiene ningún tipo de estrategia de reducción de daños, sino más bien todo lo contrario: desde el cacheo a la entrada hasta el trato de la seguridad es muy malo y tiende a maximizar los daños», agregó Liddle.

Las críticas de las asociaciones que trabajan con usuarios y se dedican a la reducción de daños están orientados a la Ley de Drogas, una legislación de 1989 amparada en el vetusto paradigma de la «guerra contra las drogas» y cuya implementación ha superpoblado las penitenciarías de condenados por narcomenudeo y ha criminalizado a usuarios de sustancias.

La falta de políticas de prevención de daños, la orfandad total de información y de testeos de sustancias fueron el combo explosivo que generó una nueva muerte joven y evitable. «El Estado una vez más sigue llegando tarde: siempre para tratar la emergencia y el problema pero nunca para prevenirlo», concluyó Liddle.

Compartí

Comentarios

Yair Cybel

Una vez abrazó al Diego y le dijo que lo quería mucho. Fútbol, asado, cumbia y punk rock. Periodista e investigador. Trabajó en C5N. AM530, TeleSUR, HispanTV y TVP. Desde hace 12 años le pone cabeza y corazón a El Grito del Sur. Actualmente aporta en campañas electorales en Latinoamérica.