Memoria Conurbana: la intenci贸n de territorializar el horror

馃檶 Este ciclo de teatro se presenta hasta noviembre en los espacios de la memoria Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes e Infierno de Avellaneda. "Hay que movilizar desde otro lugar: hab铆a mujeres embarazadas que les robaban a sus hijos", cuentan desde el colectivo teatral.

鈥淢emoria Conurbana: 40 a帽os de Democracia鈥 es un ciclo de teatro que se realiza en distintos espacios de la memoria de zona sur. Se trata de cuatro obras relacionadas con la 煤ltima dictadura militar, la memoria y los derechos humanos, que se presentan hasta noviembre en el Pozo de Banfield, el Pozo de Quilmes y el Infierno de Avellaneda. 

鈥淐reemos fundamental la acci贸n cultural en los lugares donde ocurri贸 el terrorismo de Estado, ya que es una respuesta popular y democr谩tica a nuestra propia historia. En tal sentido reafirmamos la necesidad, ante el imperante discurso negacionista y peligroso multiplicado exponencialmente desde los medios hegem贸nicos y masivos de comunicaci贸n, que en lugar de apostar al robustecimiento de la vida en democracia, la esmerila sistem谩ticamente鈥, expresaron los gestores del proyecto, Nicol谩s Cesare y Daniel Prassel. 

En el ciclo se inscriben El Se帽or Gal铆ndez de Eduardo Pavlovsky, realizado por Grupo Sin Testigos con la direcci贸n de Marcelo S谩nchez y Cesare; INFERNO: Casi todo. Ceremonia teatral en tiempos de memoria, escrita y protagonizada por Daniel Mancuso y dirigida por Sergio Lobo; Desde el Pozo: un relato en la oscuridad, tambi茅n de Cesare.

El pasado domingo 24 de septiembre, el ciclo cerr贸 su primera parte en el Pozo de Banfield con su cuarta pieza, Malvones (Pujar en cautiverio) escrita por Roc铆o C贸rdoba, quien tambi茅n act煤a junto a Roc铆o Figueredo y Sebasti谩n Luj谩n, bajo la direcci贸n de Carla Bianca. Las tres artistas conforman el colectivo Encuentro Aquelarre.

Malvones es una obra sobre parir y duelar en simult谩neo. Mientras en la dulce espera la expectativa se gesta y crece, se interpone una resistencia del terror inevitable. 鈥淗ay una contradicci贸n: es mi beb茅, quiero que nazca, quiero estar con 茅l. Pero a la vez no, quiero que est茅 en mi panza por siempre, porque s茅 que en el momento que lo tenga se lo van a llevar鈥, comparti贸 a El Grito del Sur C贸rdoba, quien interpreta a una embarazada en cautiverio.

La escenograf铆a es como un vivero. El espacio est谩 cubierto de un follaje verde tropical, lleno de plantas, tierra, flores, vida. Alicia y Mirna las riegan, les hablan, les cantan, las mecen, las protegen de las plagas, las cuidan. Este lugar es un refugio on铆rico, un plano en el que estas mujeres viven mientras est谩n detenidas en una celda donde apenas entra la luz, en la clandestinidad.

El Se帽or Gal铆ndez, de Eduardo Pavlovsky

El colectivo reflexiona sobre la lejan铆a que queda entre la historia de la dictadura y les j贸venes de hoy, apostando al arte como un acto de reuni贸n. 鈥淥bras como 茅sta, que buscan otro lenguaje para transmitir lo que sucedi贸 y lo que sintieron esas mujeres, llega por un lado m谩s emocional, muy importante para mantener la memoria. No se puede sostener solo desde la racionalidad y los datos duros, que son muy importantes. Hay que movilizar desde otro lugar: hab铆a mujeres embarazadas que les robaban a sus hijos. Y es muy dif铆cil dimensionar eso si no lo ves. Por eso es clave que el ciclo sea en espacios as铆鈥, agreg贸 C贸rdoba.

El nombre Memoria Conurbana apela a 鈥渓a intenci贸n de territorializar el horror鈥. Seg煤n la Direcci贸n Nacional de Sitios de Memoria, dentro del conurbano bonaerense funcionaron 23 centros clandestinos de detenci贸n y tortura, de los estimados 800 que hubo en todo el pa铆s. 鈥淪e trata de mostrar que no estuvo todo concentrado en un solo lugar. Hay gente que vive por ac谩 y no sabe lo que pas贸 a la vuelta de su casa鈥, comentaron desde el colectivo y, en ese sentido, agregaron: 鈥淟a ESMA es lo m谩s simb贸lico, y si bien fue una de las maternidades m谩s grandes en la dictadura, ac谩 tambi茅n funcionaba otra de tantas鈥.

En el Pozo de Banfield hubo secuestradas 24 mujeres embarazadas. De ellas, 17 dieron a luz en cautiverio, todas probablemente en la cocina del edificio, una habitaci贸n de azulejos blancos con mesadas alrededor, de no m谩s de tres metros cuadrados, que tuvo el nombre de 鈥渕aternidad鈥. 

Los hijos que parieron all铆 Gabriela Carriquiriborde, Gladis Pujol, Mar铆a Eloisa Castellini, Diana Wlichky, Silvia Isabella Valenzi, Silvia Mu帽oz, Mar铆a Adelia Garin, Cristina Marrocco, Eva De Jesus Gomez De Ag眉ero y M贸nica Grinspon contin煤an desaparecidos junto con ellas. Los hijos que parieron Stella Maris Montesano, M贸nica Lemos, A铆da Sanz, Yolanda Casco, Mar铆a Asunci贸n Artigas y Liliana Acu帽a fueron recuperados por Abuelas, entre ellos el nieto 133, tra铆do al mundo por Cristina Navajas, quien, como las otras madres, contin煤a desaparecida. Liliana Ross no lleg贸 a dar a luz, ya que fue asesinada estando embarazada. 

El Pozo de Banfield

鈥淗asta que no aparezca el 煤ltimo beb茅 que se llevaron hay que seguir contando lo que pas贸. Mientras haya un hijo que no aparece, el crimen de lesa humanidad se sigue cometiendo, los derechos de esa persona siguen vulnerados. No podemos hacer 鈥榶a est谩, miremos para adelante鈥 -como pretende mucha gente-. Adelante est谩 el pasado tambi茅n, no se pueden disociar las dos cosas鈥, resalt贸 C贸rdoba.

Durante octubre el ciclo se muda al ex Pozo de Quilmes (Garibaldi 650) y en noviembre tendr谩 lugar en el Infierno de Avellaneda (12 de octubre 234). Las funciones se realizan todos los viernes a las 19 horas (excepto por la del feriado 13 de octubre, que ser谩 el jueves 12).

Compart铆

Comentarios